Municipios del conurbano declaran esencial a la educación y presionan a Kicillof para abrir las escuelas

Viernes, 16 de Abril de 2021 21:05

Gustavo Posse, intendente de San Isidro, junto al ministro de Educación, Nicolás Trotta. (Foto: Télam)



Intendentes de la provincia de Buenos Aires trabajan contra reloj para poder abrir las escuelas el lunes, pese al DNU de la Casa Rosada que establece la prohibición de dar clases presenciales debido al aumento de los contagios. El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, firmó hoy un decreto municipal para declarar a la educación como un servicio público esencial, en línea con el discurso del Gobierno porteño y luego de que su par de Vicente López, Jorge Macri, presentara un amparo por la nueva restricción a la presencialidad en las aulas.

Ambos buscan presionar al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, para que les permitan abrir las escuelas el lunes. Según informó el municipio, el referente de la UCR bonaerense firmó el pasado jueves el decreto 521/2021 por el cual instruye a las dependencias públicas del distrito a continuar trabajando para que “las clases puedan seguir impartiéndose de manera presencial”.

Si bien la decisión no está por encima del decreto firmado por el presidente Alberto Fernández, se trata de un gesto político alineado con la postura adoptada por Juntos por el Cambio y con algunos de los jefes comunales de esa fuerza política.

Durante la tarde del viernes, desde el Municipio de Vicente López le habían informado a medios televisivos que la acción judicial comprendía la vuelta a las aulas desde el mismo lunes, sin embargo después aclararon desde la secretaría de legales del municipio que tanto el amparo como el decreto debían recibir el visto bueno de la justicia ordinaria para poder concretarse.

El decreto instruye a la Secretaría de Inspecciones y Registros Urbanos del municipio a continuar trabajando junto a la Dirección de Epidemiología de Salud Pública “en la ampliación y actualización de los protocolos sanitarios para que las clases puedan seguir impartiéndose de manera presencial”.

Además, ordena a la Dirección General de Educación a continuar con las reuniones con autoridades de las escuelas de gestión privada y con los responsables provinciales de las escuelas públicas para que pueda continuar la presencialidad en las aulas de todos los colegios de San Isidro.

En simultáneo, Jorge Macri presentó ante la Justicia bonaerense un amparo para frenar en Vicente López la suspensión de las clases presenciales entre el 19 y el 30 de abril dispuesta por el Gobierno nacional para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

“Como gobierno tengo un poder que es la Justicia. No planteo una rebeldía, porque las normas están para ser respetadas. Voy a tratar de hacer lo que esté a mi alcance para garantizar que lo que no enferma, como las clases presenciales, continúe”, afirmó el intendente de Vicente López y presidente del PRO bonaerense.

Ambos intendentes accionaron así en el marco de la polémica por la decisión del Presidente, acompañada por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, que tiene a la Ciudad de Buenos Aires como escenario principal de la disputa entre el oficialismo y la oposición.

En los últimos días, el ex presidente Mauricio Macri había exhortado a los intendentes de la provincia de Buenos Aires a “imponer su liderazgo” y no acatar el decreto nacional en lo referido a las escuelas. /TN