Testigos de un allanamiento acusaron a la novia del detenido de presionarlos para que cambien su declaración

Sábado, 17 de Abril de 2021 07:06

EVIDENCIA. El arma secuestrada a Rodrigo Tripolone es una prueba clave que podría vincularlo con otros delitos.



Dos testigos de un procedimiento policial en el que resultó detenido un sospechoso de haber participado en el robo a una vivienda, denunciaron a la novia del sujeto, a quien acusaron de haberlos abordado para que cambiaran su declaración ante la Justicia.

El detenido es Rodrigo Tripolone, un joven de 21 años con un grueso prontuario, a quien se le secuestró joyas, marihuana, una pistola calibre 40 y proyectiles, durante un allanamiento en una vivienda de Yerba Buena, tras el cual se le dictó una prisión preventiva de 30 días.

Durante el operativo los policías convocaron a dos personas para que oficiaran como testigos de lo actuado, y fueron ellos los que días después recibieron la visita de una joven que tras cruzar algunas palabras sobre el caso les dijo que pronto los visitaría otra persona para solicitarles ayuda.

Atemorizados, los testigos acudieron a los responsables de la investigación, quienes a su vez, mediante un acta, pusieron en conocimiento de lo sucedido al fiscal Diego López Avila, para que solicitara medidas de protección, algo a lo que la jueza María Alejandra Balcazar accedió.

Curiosamente los defensores de Tripolone, Macario Santamarina y Patricio Char, justificaron el accionar de la joven, afirmando que formó parte de las medidas que deben tomar para comprobar que el procedimiento policial estuvo acorde a la ley.

Pero varias fuentes cercanas al caso confiaron que en realidad la joven les habría anticipado el pedido para que negaran haber presenciado el allanamiento, o que al menos denunciaran irregularidades en el secuestro del arma y creen que habría fuertes motivos para esto último.

Sucede que la pistola decomisada podría estar relacionada a otros sucesos violentos, por lo que podría agravar la situación procesal del detenido, además de que eso derivaría en que cayera la causa por portación ilegal de arma.

Lo cierto es que el intento de abordaje a los testigos proveyó a López Avila de un elemento más para conseguir una eventual prórroga para la prisión preventiva de Tripolone.