La aplicación de Moderna como segunda dosis de la vacuna Sputnik sería la más efectiva: CUADRUPLICA los anticuerpos

Jueves, 19 de Agosto de 2021 16:57

La combinación de vacunas bajo la lupa



La aplicación de la vacuna Moderna como segunda dosis de la Sputnik permite cuadruplicar los anticuerpos, según un estudio realizado en Buenos Aires.

Luego de la primera Sputnik se llega “500 unidades internacionales de anticuerpos por mililitro de sangre”, y con la subsiguiente aplicación de Moderna se alcanzan 2000 unidades, cuatro veces más", indicó el estudio.

La combinación de vacunas es la gran alternativa que ha surgido ante la falta de segundas dosis de la Sputnik 2. En distintas provincias se están llevando a cabo ensayos clínicos, pero el que más avanzado está es el de la Ciudad de Buenos Aires. Clarín habló con Daniel Ferrante, secretario de Planificación del Ministerio de Salud porteño, que brindó detalles sobre los resultados.

Los registros son provisorios pero ya permiten sacar conclusiones. Surgen de la extracción de sangre que se les hizo a los 348 voluntarios que participaron del experimento. Fueron divididos en cuatro grupos iguales, de 87 personas cada una, de 21 y 65 años, con una edad promedio de 50.

Los datos permiten obtener una dimensión de cuál es la combinación de vacunas que mejor funciona y cuál sería la que arroja una respuesta menos robusta, pero no por eso despreciable. La conclusión es que todas las combinaciones serían aptas y cualquiera podría ser utilizada.

Una de las expectativas estaba centrada en la administración de la Sputnik 1 como segunda dosis, es decir, dos veces la misma vacuna rusa. Según Ferrante, los resultados están un poco por debajo de la vacunación homóloga, es decir, de lo que sería aplicar el componente uno y dos. “Un poco por debajo pero se podría usar, siempre hay un margen de tolerancia”, explicó.

De las tres combinaciones alternativas, la Sputnik 1 como segunda dosis fue la que al día 14 de suministrada mostró la respuesta menos efectiva. Para ponerlo en medida, Ferrante lo explicó así: “La Sputnik 1 más la Sputnik 2 triplica en promedio el nivel de anticuerpos. Si se aplica como segunda dosis otra Sputnik 1, lo duplica. Pero lo importante es que los anticuerpos suben”.

En un nivel intermedio del “ranking” quedó la combinación de Sputnik con AstraZeneca. En este caso, los anticuerpos casi se triplicaron, es decir que el resultado fue casi igual al que produce la inoculación del componente dos de la vacuna rusa.

En el caso de la vacuna de Moderna, los anticuerpos se cuadruplicaron, lo que confirma que la respuesta con la vacuna estadounidense como segunda dosis es bastante mejor que con el segundo componente de la Sputnik. Esto ya se presumía porque los efectos adversos eran superiores, pero no se tenía una medida cierta como se tiene ahora.

Para ponerlo en cifras, Ferrante graficó que el nivel de anticuerpos de los que se habían aplicado sólo la Sputnik 1, a los 30 días, era en promedio de “500 unidades internacionales por mililitro de sangre”. A los que se les aplicó el segundo componente de la rusa, ese nivel a los 14 días le subió a 1.500. Con AstraZeneca, casi a 1.500 y con Moderna a 2.000. Con otra Sputnik 1 trepó a 1.000.

Por ahora no difundieron los resultados de la combinación con Sinopharm, porque no han sido concluyentes. Es decir, la suba de los anticuerpos en la combinación con la Sputnik 1 no fue relevante, pero ahora están analizando la respuesta de la inmunidad celular, una arista del ensayo que lleva más tiempo, según publica Clarín.

Ferrante explicó que estos ensayos navegan un poco en la incertidumbre. ¿Por qué? “Uno de los inconvenientes con los que nos encontramos es que no se sabe cuál es la meta de anticuerpos a la que se debería aspirar. Sí se sabe cuánto es el de la vacunación homóloga (Sputnik 1 más 2) y se espera que la heteróloga (con las marcas alternativas) no sea menor o que la reducción sea pequeña. Siempre hay un margen de tolerancia”.

Teniendo en cuenta estos resultados, ¿cuál sería entonces la combinación más conveniente? “La conveniencia es la disponibilidad”, respondió Ferrante. Es decir, el motivo por el que todo esto se hace es la escasez del componente 2 de la Sputnik. Qué vacuna usar como alternativa dependerá también del stock que haya disponible.

“Lo importante es poner estos resultados a disposición de las provincias y saber que cualquiera de las combinaciones podría ser utilizada en caso de ser necesario, más allá de las variaciones que pueda haber entre unas y otras”, agregó Ferrante.

El ensayo continúa y ahora se volverá a extraer sangre de los voluntarios el día 28, aunque se cree que las proporciones de anticuerpos generados por cada combinación se mantendrá en el tiempo. “Puede haber algún aumento, pero con el correr de los días la respuesta tiende a amesetarse”, concluyó el funcionario.