Prisión perpetua a Nadia Fucilieri por degollar con un bisturí a sus dos hijitos para “causarle sufrimiento” a su ex

Sábado, 16 de Octubre de 2021 08:28

Nadia Fucillieri pasará el resto de su vida en la cárcel.



Tras dos jornadas de audiencia, Nadia Fucilieri, la enfermera y obstetra acusada de haber degollado con un bisturí a sus hijos, de dos y cuatro años, en 2017, para “causarle sufrimiento” a su expareja y padre de las víctimas, fue condenada a prisión perpetua.

Fucilieri fue condenada por el delito de doble homicidio triplemente agravado por el vínculo, por alevosía y por la finalidad de causar sufrimiento a su ex pareja.

La jornada comenzó con los alegatos finales por parte de la fiscal de Cámara Marta Jerez. Luego fue el turno de la querella, a cargo de la letrada Silvia Furque y de la defensa. Después fue el momento de las últimas palabras de la acusada.

A continuación, el tribunal compuesto por los jueces Alejandra Balher, Fabián Fradejas y Fernando Morales Lezica, pasó a deliberar, para regresar luego con la sentencia condenatoria.

Además, a pedido de la fiscal Jerez y de la querella, los magistrados dispusieron revocar la detención domiciliaria que cumplía la condenada e imponerle la prisión preventiva, por lo que fue trasladada a la cárcel de mujeres.

Durante las dos jornadas de juicio, prestaron declaración el padre de las víctimas, familiares de la acusada, los policías que acudieron al lugar de los hechos y profesionales de la salud.

En la madrugada del 4 de octubre de 2017, en circunstancias que Fucilieri se encontraba en el domicilio de Santa Fe al 1844, junto a sus hijos de 4 y 2 años, fue que en forma premeditada y con la finalidad de causar un sufrimiento extraordinario a su ex pareja y padre de sus hijos, valiéndose de su formación en enfermería, se colocó un par de guantes de látex y con un bisturí se dirigió al dormitorio de sus hijos y los asesinó mientras dormían.

Será alojada de inmediato en el penal femenino de Banda del Río Salí. 


"Con los chicos jamás se juega. Gracias a todos. Mi vida siempre fue la misma, voy a seguir adelante en honor a mis hijos, me aferro a todo. Me da mucha pena, fue una chica elegida y amada por mí, me da mucha lástima", comentó tras la sentencia Aldo Martínez, ex pareja y padre de los niños asesinados.

"Pensé que iba a pedirle perdón a los hijos. Ella no mostró sentimiento de culpa", dijo Silvia Furque, abogada de la querella.

En los alegatos la imputada realizó una breve declaración antes de que los miembros del tribunal pasaran a deliberar la decisión.


"Pensaba que íbamos a tener una familia como nunca tuve porque mi papá me abandonó cuando era chica. Perdí a mi madre. Tuve que pasar mi vida tratando de salir adelante. Lo único que quería cuando era niña era estar con mi madre, a pesar de que estaba muerta. Fui mamá y eran la luz de mi vida. Todas las personas que estaban a mi lado lo sabían", dijo.

Además, Fucillieri aseguró que sus dos embarazos no fueron planeados y que debió abandonar sus estudios. "Aún así, me hice cargo de los dos. Fui la mamá que me hubiese gustado tener", dijo.

También habló de su ex pareja: "Aldo (Martínez) nunca me creyó que me corté el tendón. Él nunca presenció ninguna consulta al médico que me tenía que operar del tendón. Tuve que ir acompañada por mi tía y los niños quedaron con mi otra tía. Jamás me pidió estar con los chicos mientras yo no podía".

Al final, comentó, "ya no quiero nada, ya no espero nada. Lo único que quiero es cerrar todo esto y no lo puedo cerrar".

En ningún momento habló del crimen de los niños, dijo no recordar nada de aquello. Sólo se dedicó a contar su historia de vida y señalar al padre de las víctimas.

La fiscalía y la querella habían coincidido en pedir la prisión perpetua por el homicidio triplemente agravado:

1- Agravado por el vínculo

2- Agravado por alevosía

3- Agravado por la intención de causar daño con los homicidios.

Además, se expuso la carta que Nadia le escribió al padre de los niños con las amenazas, la cual fue considerada como prueba fundamental para demostrar la premeditación del hecho, según publicó Los Primeros.

También se expuso por parte de la querella detalles de cómo fue el asesinato del niño, el cual falleció por un corte profundo causado por un bisturí. En tanto, la niña intentó una defensa cuando era atacada por Nadia, por lo que tenía heridas en las manos y piernas. En ese instante, el juez Fabián Fradejas abandonó la audiencia por lo que pasaron a un cuarto intermedio.

El juez, el personal policial femenino y el resto de la sala habían roto en llanto por el relato de la abogada querellante. Esa fue una situación nunca antes vista en una audiencia.

En cuanto a la defensa, se expuso que Nadia no es imputable al momento de cometer el crimen porque no estaba en uso de sus facultades mentales. Cuestionaron los informes de los profesionales que revisaron a la imputada.