“Que Dios y mi familia me perdonen”: iba al hospital, paró para ayudar a una mujer que había sido asaltada y tuvo que pedir que retrasaran el nacimiento de su hija en Rosario

Martes, 23 de Noviembre de 2021 17:44

Una vez que atrapó al ladrón, Roberto esperó a la Policía que tardó media hora en llegar (Foto: captura de pantalla).



Un hombre que se dirigía al nacimiento de su hija se encontró en el camino con un inesperado episodio: delante de sus narices una mujer fue víctima de un violento asalto. Sin dudarlo, la socorrió y fue tras el ladrón, al que logró atrapar y entregarlo a la Policía. Ocurrió en la ciudad de Rosario.

“Que Dios y mi familia me perdonen”, dijo Roberto sobre su improvisada decisión.
Es que el lunes feriado 22 de noviembre, el hombre oriundo de la localidad de Funes se dirigía al hospital para acompañar a su esposa, que tenía programada una cesárea. En el camino, fue sorprendido por un episodio que cambió sus planes y que quedó grabado en un video que se viralizó.

“Iba al sanatorio para la cirugía de mi señora cuando me interceptó una doctora llorando y me dijo que un hombre que estaba ahí, a 30 metros, le había robado. Entonces, lo perseguí en contramano, lo alcancé, me bajé y lo tumbé a las trompadas”, relató Roberto en diálogo con Telefe Rosario.



El hecho ocurrió en la intersección de la avenida Francia y Salta, en tanto que una vez que logró reducir al delincuente, tuvo que esperar unos 30 minutos por la llegada de la policía.

Mientras Roberto esperaba a que lleguen los agentes policiales, se comunicó con su esposa para saber cómo estaba y si ya había nacido su hijo.

“Espero que Dios y mi familia me perdonen. Quería estar en el hospital, pero me quedé con el delincuente a esperar que llegue la Policía y se lo lleve preso”, sentenció Roberto, quien finalmente pudo presenciar la llegada de su hija, ya que afortunadamente el horario de la cesárea pudo retrasarse para esperar la llegada del flamante papá.


Rosario no tiene paz

Cabe destacar que el último tiempo, la ciudad de Rosario se vio conmocionada por distintos hechos de inseguridad. El domingo pasado, por ejemplo, se produjeron dos atentados con armas de fuego contra locales gastronómicos que dejaron tres heridos.

Los ataques ocurrieron cerca de la medianoche en dos restaurantes que se encuentran a menos de quince cuadras uno del otro. El primero se dio a las 23.40 en un local de comidas rápidas que se llama Jorgito Jr. y está ubicado en 27 de Febrero, entre Maipú y Laprida.

Diez minutos después se dio un segundo atentado. En este caso lo sufrió el restaurante El Establo, una tradicional parrilla ubicada en Pellegrini al 1700, en pleno centro de la ciudad.

Según fuentes cercanas al Gobierno, la sospecha es que detrás de estos hechos violentos está Ariel Cantero, alias Guille, que está preso en el penal de Marcos Paz. /TN