30 cirugías y 192 kilos menos: así luce hoy Fran Mariano de Cuestión de Peso

Domingo, 28 de Noviembre de 2021 18:47

Franco Ibañez, antes y después



Treinta cirugías estéticas y 92 kilos menos. Franco Mariano Ibañez (32), más conocido como Fran Mariano y el fan de Graciela Alfano, pesaba 173, pero su participación en Cuestión de Peso lo ayudó a descubrir su verdadera esencia. De chico le decían que se parecía al cantante Ricky Martin y tras su paso por el programa televisivo hizo todo para convertirse en su doble.

“Siempre digo que de abajo para arriba y de arriba a abajo tengo todo hecho, y con mucho orgullo, porque fueron cirugías que las estudio antes de hacérmelas y que tuve que transitar por todo el proceso de curación”, afirma el vecino de Tigre.

Desde que tiene uso de la razón, a Franco no le gustaban ciertas partes de su cuerpo, por lo tanto, decidió que, en algún momento, se iba a someter a operaciones. “Mucha gente se ríe cuando lo digo, pero a mí siempre me comentaron que me parecía a Ricky Martin. Desde muy chico, por ahí por la mirada… había algo en mí que me asimilaban con él y cuando adelgace eso se acentúo un poquito más”, sostuvo.

Mariano afirma que el haber adelgazado produjo que “salga el verdadero Fran que estaba dentro”. Sin embargo, descubrió que le faltaba algo más para lograr el ideal. “Al contrario de lo que le pasa a la mayoría de la gente que se sentía espectacular, me di cuenta que lo que había quedado de mi cuerpo no era lo que yo había soñado. Estaba delgado, pero mi cara no me gustaba, y también me pasaba lo mismo con mi cuerpo”.

En 2014 tras la primera cirugía en la nariz quedó en evidencia su parecido con el ídolo musical. “Me acuerdo que leí un artículo que decía que Ricky Martin es el hombre más deseado del mundo, y yo dije: ‘Wow, es la persona más codiciada y a mí me dicen que me parezco… vamos por todo’. Entonces fui al cirujano, le mostré una foto de él y le dije: ‘Quiero parecerme’”, recordó.

Y añadió: “Desde ese momento empecé a tunearme hasta que después de tantas intervenciones fui perdiendo los rasgos, pero hasta hoy en día hay gente que me sigue diciendo que me parezco”.

28 cirugías y una infancia marcada por el dolor: la historia de Fran Mariano,  ex "Cuestión de Peso" | Minuto Argentina
Así luce hoy Fran Mariano. Afirma que, a pesar tener cirugías, es una persona que se ama y se acepta.

Principalmente le pidió al cirujano operarse para conseguir el mentón, la mandíbula y la nariz de Ricky Martin. Cada vez se empezó a sentir mejor consigo mismo y se dio cuenta que también era aceptado por los demás. “Empecé a inmiscuirme en el mundo gay donde hay un punto límite entre compararte y no hacerlo. Cuando me operé, empecé a gustarle a los chicos y estuve con personas que nunca me hubiera imaginado. Ahí fue cuando puse primera y me transformé”.

Se operó los pómulos, los párpados, el cuello, los glúteos, las cejas, se sometió a liposucciones y aplicaciones de botox. Confiesa haber gastado dos millones de pesos. “Después de la cirugía número 24 me olvidé lo que me hice, pero sigo haciéndome cosas y ahora estoy en plan de renovarme todos los dientes porque me encantan los de Luciana Salazar”.

El doble de Ricky Martin. Se operó 30 veces y luce igual que el cantante puertorriqueño.

Mariano se considera un “Frankenstein de los famosos”, si hay algo que le gusta de las celebridades, trata de repicarlo. “Les vi las cejas gruesas y tupidas a Dua Lipa y Cara Delevigne y me las tatué para que parezca que tengo más pelo. También me gustó la cola que tiene el productor de moda Mariano Caprarola y fui a operarme. De cada famoso tengo algo”.

Junto a Graciela Alfano.
Junto a Graciela Alfano. "Un día me animé, hice un cartel en cartulina con un fibrón y fui al programa. Las cosas pasaron mágicamente".

En la actualidad, procura especializarse en coaching sexual. “El haber bajado tanto de peso y saber que puedo llegar a gustarle a otras personas, me tuve que enfrentar a una realidad que para cualquiera es normal, pero para mí no, que es la sexualidad. Empecé a estudiar y me estoy entrenando para poder ayudar a quienes lo necesiten para que vivan su sexualidad a pleno”, comentó.

“Para mí, las cirugías son como ir al supermercado. Quiero comprar galletitas y voy almacén, entonces, quiero hacerme una liposucción y voy al cirujano. No es de mayor trascendencia operarme, así que probablemente lo haga toda la vida”, finalizó Mariano. /Clarín






contexto en caja popular