Se quedó sin nafta y vio morir a su novio al costado de la ruta: la angustiante premonición que le hizo

Miércoles 07 de Febrero de 2024, 16:17

Irina Juárez y Néstor Aín Britte caminaban por la banquina cuando un auto a toda velocidad los atropelló en Brandsen. Ella se salvó por las últimas palabras que le dijo él, recuerda todo lo que pasó y ahora busca justicia. La insólita explicación que



“Loca, vení para acá porque te pueden chocar”, fueron las últimas palabras que salieron de la boca de Néstor Aín Britte. El joven de 26 años caminaba por la ruta junto a su novia, Irina Juárez, y a la moto que unos minutos antes se les había quedado sin nafta.

La advertencia -que también podría ser tomada como premonición- fue apenas unos segundos antes de que ocurriera la tragedia. Cuando Irina cambió de lugar con Néstor llegó a advertir la presencia de un auto a lo lejos. “De fondo vi que venía, por eso tendría que habernos visto”, contó a TN.

La pareja había ido a pasar la tarde del viernes a la cantera de la localidad bonaerense de Gómez, partido de Brandsen, y cuando regresaban de tomar unos mates se les quedó la moto. Caminaron hasta llegar a una ferretería donde supuestamente vendían nafta, pero no. Entonces no tuvieron más opción que seguir camino bajo el ocaso del sol, que caía pasadas las 7 de la tarde.

La caminata continuó algunos kilómetros más hasta que llegó la advertencia de Néstor para Irina. Rotaron lugares y ella divisó el auto, pero le restó importancia. “Teníamos las luces prendidas de adelante y de atrás. Ambos pensamos que venía despacio, pero iba a más de 120?, relató ella. Un escalofriante y brutal viento le causó una angustiante sensación: “El viento me rozó el brazo y en dos segundos pasó todo”.

“Vi como el auto lo arrastró y él voló. Hizo una medialuna y cayó contra al piso. Le reventó la cabeza y la sangre llegó hasta mis tobillos. Mientras arrastraba el cuerpo, la moto iba tirando los plásticos porque rompió la parte de atrás. Sacó la rueda de lugar, la dobló completamente. La moto explotó”, contó la joven.

Néstor murió al instante. Irina no llegó a decirle nada más: “Lo último que me dijo fue que me corra”, indicó la joven de 24 años, que fue asistida por una pareja que pasaba del carril contrario, mientras buscaba señal del teléfono en el medio del campo. “Le tomaron el pulso a mi pareja, me dijeron que no toque nada y me pedían que me tranquilice”, contó.


La desgarradora despedida de Irina, la novia del chico que murió atropellado en Brandsen. (Foto: Facebook Irina Juarez)
La desgarradora despedida de Irina, la novia del chico que murió atropellado en Brandsen.



“Pensé que era un perro”, fue la insólita explicación que le dio el conductor del Volkswagen Up que viajaba con dos personas más: una joven y un hombre de alrededor de 40 años, según detalló Irina.

La frase desató la furia de la joven que estaba a punto de cumplir tres años de novio con la víctima: “Ni a los perros se los mata, hay que tener respeto. Él lo quería matar. Me lo arrancó de la cara”.

De acuerdo a su testimonio, los dos acompañantes del conductor no emitieron palabra y estaban visiblemente shockeados. Más de treinta minutos después llegó la ambulancia, pero no había nada por hacer más que constatar el fallecimiento.

“Subieron a la ambulancia a los tres, ellos estaban shockeados. Los llevaron a ellos y no revisaron nada, supuestamente el conductor estaba con una crisis de nervios”, relató Irina. Unos minutos después, pasado una hora de la tragedia, apareció la policía.

Juárez denunció a TN que tuvo un fuerte intercambio con una policía a la hora de tomarle la denuncia: “Ella me discutía que era de noche cuando lo atropellaron, pero era de día. Eran las 19.50 cuando pasó todo, pero ellos llegaron a las 9 y ahí si ya estaba oscuro”.

En paralelo, según relató Irina, el conductor llamó a su abogado para que lo trate de asesorar: “Quería llevarse el auto y yo quería matarlo. Los policías le decían que no podía tocar el auto de ninguna manera”.

Lo cierto es que el sospechoso -identificado como Julián D.- sigue en libertad y la familia de Néstor Aín Britte busca justicia. De acuerdo a lo comentado por diferentes allegados al círculo cercano del hombre, Irina aseguró: “Vive de joda en joda y muchas veces le pidieron que baje la velocidad. En la comisaría sabían como era él”.

La familia de la víctima adelantó que a partir de este martes, comenzarán a tratar el tema con abogados. “Queremos justicia, no queremos que siga libre”, completó Irina. /TN