Quién es Claudio Perusini, el hombre cuyo milagro tras un fuerte ACV sirvió para canonizar a Mama Antula

Viernes 09 de Febrero de 2024, 11:32

El próximo domingo se realizará la canonización de Mama Antula en el Vaticano. La ceremonia estará a cargo del Papa Francisco



Claudio Perusini estuvo muy grave en un hospital de Santa Fe en el 2017. Cuando su familia recibió una estampita de la primera santa argentina decidió comenzar a rezarle. A más de 120 años del primer milagro de Mama Antula y tras 7 del milagro de Perusini, el santafesino conversó desde el Vaticano con Eduardo Feinmann sobre su recuperación.

Perusini mantuvo una audiencia con el Papa Francisco a días de la canonización de Mama Antula y aseguró que todo lo que está viviendo “es una experiencia rarísima”.
“Vinimos a Roma los cuatro y la novia de mi hijo. Estaban nerviosos porque los iba a recibir el Papa. Y bueno, yo le mostré a mis hijos al Papa y le dije, bueno, acá están. Esto es lo que me salió”, indicó el santafesino.

Según reveló “el hombre del milagro”, el Papa Francisco se rió de sus palabras y recibió por parte de su hijo una camiseta de San Lorenzo. “El Papa le dice, recibo todas, menos la de... y ya sabes cuál es, pero no importa”, aseguró Perusini.

Cuestión de fe: cómo fue el milagro en Santa Fe por el que el Papa  Francisco consagró a Mama Antula : : Mirador Provincial : : Noticias de  Santa Fe | Entre Ríos : : www.miradorprovincial.com
Claudio Perusini

La historia de Claudio Perusini, el hombre del milagro de Mama Antula

“El panorama era muy crítico porque tuve un ACV fuertísimo. Realmente tenía de todo”
, aseguró Perusini en su charla con Eduardo Feinmann.

El santafesino contó que en aquel momento uno de sus amigos fue a la casa de su madre y le dijo “fui a verlo a Claudio. Entre hoy y mañana se muere”. “Hay que decirle eso a una madre”, recordó Claudio, quien indicó que estuvo ocho días en coma.

Su ACV ocurrió cuando tenía 58 años, y según el santafesino, los médicos le dijeron a su esposa que si bien estaba vivo, iba a tener vida vegetativa. “Nunca más va a ver, no va a caminar, no va. Yo de a poco fui recuperando todo. Puedo hacer de todo. O sea, a mí me gustaba mucho tirarme a la pileta y nadar y nadar. Y ya fui a la pileta. Al principio nadaba para el costado, no podía nadar derecho. Pero ahora lo hago”, recordó.

Perusini contó que ni él ni su familia conocían a María Antonia Paz y Figueroa, pero que el obispo Ernesto Giobando, con quien compartió sus años de secundario, le acercó a su familia la imagen de Mama Antula.

“Él le llevó una estampa a mi mujer y a mis hijos y ahí empezaron a rezarle a Mama Antula. Cuando yo me desperté, me contaron de Mama Antula. Y lo que yo primero leí fue sobre Mama Antula. Ahora, vos imaginate, yo profesor de filosofía, he leído muchos libros. Una página del libro de Mama Antula me llevaba a leerla dos horas. Y tenía que volver a leerla para comprender lo que decía. De eso me acuerdo, porque así empecé”, indicó.

“No fue santa en el siglo pasado porque era muy actual para el siglo pasado”
, concluyó Perusini emocionado. /RadioMitre