Encontró un bolso con 4 millones de pesos y lo devolvió a su dueño

Lunes 12 de Febrero de 2024, 13:03

Diego Valdez, el vendedor ambulante que devolvió 4 millones



El jueves pasado, el vendedor ambulante Diego Valdez de Posadas, Misiones, encontró un bolso lleno de dinero. Se trataba de cuatro millones de pesos. Pero el hombre devolvió el dinero a su propietario.

Los buenos actos no están limitados a un momento en particular. En el momento en que surge la oportunidad de actuar con honestidad, es necesario no dudar y proceder. Este fue el caso de Valdez, un vendedor ambulante cuyos principios y compasión no se intercambian por dinero.

Valdez estaba vendiendo sus empanadas y sándwiches habituales en el estacionamiento de un supermercado mayorista cuando vio un bolso abandonado en uno de los carritos de compra. El hombre se acercó al misterioso saco y cuando lo abrió, se dio cuenta de que estaba frente a una suma de cuatro millones de dólares.

El hombre no vaciló y le dijo a otra persona, que estaba en el lugar, que "lo iba a entregar a uno de los supervisores" al momento en que abrió el bolso. Luego encontraron al dueño, ya que su documentación estaba dentro del mismo saco. Era un médico de la comunidad misionera de Garupá que solía visitar el supermercado.

Valdez reflexionó sobre su accionar y explicó al periódico La Voz las razones detrás de sus acciones: "Con lo que tengo, que es mi familia, soy feliz y millonario". El hombre tiene dos hijos pequeños y su mayor anhelo es encontrar un trabajo estable. No hay cámaras de seguridad en la playa de estacionamiento del supermercado Diarco, pero nunca tuve dudas. Me rebusco todos los días y, gracias a Dios, tengo muchos amigos que me ayudan y me dan changuitas".

El hombre reflexionó: "A veces te tienta un poco, pero de nada sirve porque la plata como fácil viene, fácil se va". Valdez dice que "se emocionó mucho" al devolver el bolso a su dueño. "No podía parar de lagrimear porque decía que en la situación que está pasando todo el país, fui a devolverlo".

Valdez trabaja como cocinero y parrillero. Desde que perdió su trabajo en 2023, vende aperitivos en el estacionamiento de un supermercado. Quizás ese día la suerte o el destino lo pusieron a prueba, como dijo su esposa. Valdez había dejado su CV en el mismo supermercado donde encontró el bolso.

"Siempre recé y creo que Dios me ayudó. Ahora la empresa sabe que puede confiar en mí. El hombre, de una honestidad admirable", expresó: "Mi señora dijo que fue una prueba que Dios me puso para probarme y que yo lo que hice estaba bien y de buen corazón". /La Gaceta