Quiso defender su casa ocupada por extraños y ahora puede perderlo todo en un juicio por homicidio agravado

Lunes 19 de Febrero de 2024, 07:22

EVIDENCIAS. Así se veía la casa del comerciante minutos después del suceso que hoy lo tiene en el banquillo de los acusados.



Andrés Sauma llegó al momento de afrontar el juicio en su contra visiblemente arrepentido de haber tomado la decisión de defender su propiedad, y no tiene problemas en admitirlo.

“No estoy en condiciones de darle consejos a nadie, pero hoy puedo decirles que piensen dos veces antes de tomar una decisión. Con todo lo que he vivido en estos meses, puedo decir que me mandé una macana por no haber pensado las consecuencias”, afirmó el carnicero que esta semana será el acusado en el juicio por la muerte de un joven que ingresó a su domicilio a robar. 

“Soy un laburante. Toda mi vida lo hice y ahora estoy en medio de todo un proceso penal que no me deja vivir tranquilo. Sin embargo, sigo creyendo en la justicia. Soy una víctima por haber querido defenderme”, lamentó el acusado de homicidio.

El 14 de abril de 2023, el comerciante fue despertado de madrugada por el llamado de un vecino que le avisó que desconocidos habían ingresado a la vivienda de Pasaje Morante al 2.300 (altura de avenida Colón al 1.100) que había adquirido y que estaba reparando para que sea su vivienda. 

De inmediato, salió en compañía de su pareja hacia ese lugar en una camioneta y cuando llegó y se asomó para tratar de ver qué estaba ocurriendo, golpeando además con fuerza la chapa para que los invasores del inmueble se fueran, fue sorprendido por la reacción de los intrusos.

“En vez de irse, observé figuras que venían hacia donde yo estaba. Me asusté, pensé que mi vida y la de mi mujer corrían peligro. Disparé el arma contra el portón pensando que así se asustarían, que lograría ahuyentarlos, pero lamentablemente el proyectil impactó en el cuerpo de uno de ellos”, dijo con la voz temblorosa al rememorar el terrible momento. “Llamé a la Policía y por ignorancia cometí un error: no contarles todo lo que había sucedido realmente”, reconoció.

En el expediente se detalla que al llegar la Policía, Sauma no les dijo que él había disparado y tampoco entregó el arma con la que ocasionó la muerte a Maximiliano Fernández (21). “Esa fue otra mala decisión que tomé. Por eso digo que me equivoqué y ahora estoy llevando una enorme carga que afecta a toda una familia y a las personas a las que les doy trabajo. Mi vida cambió para siempre por haber tenido miedo, que las autoridades nunca tuvieron en cuenta”, lamentó.

El comerciante estuvo dos días preso. En la primera audiencia que se realizó, la auxiliar Luz Becerra, siguiendo las instrucciones del fiscal Carlos Sale, lo acusó de homicidio culposo. En octubre, con el resultado de algunas pericias, el representante del Ministerio Público fiscal cambió la imputación en su contra: lo acusó de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. 

En diciembre, cuando se determinó que el expediente se cierre en un juicio oral, el auxiliar Miguel Fernández anticipó que pedirá que Sauma sea condenado a 11 años de prisión.

“No estoy nada bien. Estoy acostumbrado a trabajar. Soy un laburante, no un delincuente y todo esto me afecta muchísimo. Mido 1,90, trabajo en el rubro desde hace más de 20 años y jamás tuve un problema legal, ni una contravención. Ahora afronto este proceso y pienso lo que puede suceder. Es un infierno”, agregó.

Consultado sobre esa última definición, aclaró que veía como un infierno “dejar a mi familia por una condena y por supuesto, dejar sin trabajo a las personas que están en mi negocio. Esas situaciones prácticamente no me dejan vivir. Tengo el apoyo de mis parientes, de amigos y de clientes, pero uno nunca sabe. Lo único que sé es que cuando entro a la carnicería creo que dejo los problemas afuera porque ninguno de ellos tiene la culpa de lo que pasó. Pero no, quedan dando vueltas en mi cabeza. Eso es lo peor”.

Desde ese 14 de abril, el comerciante no sólo afrontó problemas legales, sino personales también. De la noche a la mañana tuvo que rehacer su vida por temor a sufrir represalias por parte de los allegados de Fernández, que según la infomación que maneja, tendrían algún parentesco con “Los Gardelitos”. 

“Eran tantas las amenazas que recibí en mi domicilio, que tuve que dejar esa casa y alquilar otra por seguridad. La vivienda en la que sucedió este lamentable episodio nunca la pude ocupar porque sé que ahí también me irán a buscar”, relató con la voz tomada por la preocupación.

La Justicia y la Policía decidieron protegerlo por la cantidad de situaciones que afrntó. “Primero me incendiaron la casa donde pasó todo. Decidí repararla, pero cambié de opinión cuando los obreros a los que había contratado llamaron para avisarme que desconocidos los habían amenazado con armas de fuego”, aseguró. 

“Hasta los vecinos de esa propiedad sufrieron las consecuencias. Una vez, al presentarse un grupo a hacer daño, la gente salió a ver qué estaba pasando. Los desconocidos hicieron tiros y una de las balas, de rebote, hirió en la pierna a una persona. Nada de todo esto es invento, fue denunciado”, añadió. 

El Ministerio de Seguridad colocó una garita en esa cuadra para que haya presencia de la fuerza. El propio Sauma, después de los reiterados ataques, se habría ofrecido a construir una.

“Lo único que pretendo es que se acabe esta pesadilla. Que la Justicia se dé cuenta de que me mandé una macana por tener miedo y por pensar que esa era la salida para proteger lo mío. Quiero que se acabe para que pueda seguir haciendo lo que sé: trabajar”, concluyó el comerciante.