Un ex comisario se defendió y mató a un ladrón que entró a robar a su casa en San Andrés con otro delincuente

Viernes 03 de Mayo de 2024, 08:52

Delincuentes intentaron robar en su casa ubicada en la ruta 306. FOTO GENTILEZA MPF



Un ladrón de 29 años murió pocas horas después de ser baleado en la cabeza por el dueño de la vivienda a la que ingresó con fines de robo, en la localidad de San Andrés este viernes por la madrugada.

Fue el mismo propietario del inmueble donde se desencadenó el violento episodio, un policía retirado identificado como H.P., quien puso sobre aviso a las autoridades policiales.

El autor del disparo fatal contó que procedió luego de advertir que dos sujetos ingresaron a su casa saltando una tapia en el fondo, los que al verse sorprendidos amenazaron al hombre y a su familia.

El ex uniformado, blandiendo un arma de fuego calibre 9 mm, abrió fuego efectuando varios disparos, uno de los cuales alcanzó a Nicolás David Salvi (29), que recibió el proyectil en su parietal derecho.

El joven ladrón, quien residía en esa misma zona, fue trasladado de urgencia al hospital Padilla, llegando con un cuadro de extrema gravedad que pocas horas después terminó causándole la muerte.

El Ministerio Público Fiscal informó que "en un hecho que es investigado por Unidad Fiscal de Homicidios 1, un hombre murió esta madrugada luego de recibir un disparo en la cabeza, en un supuesto intento de robo, en la localidad de San Andrés, ubicada casi 10 kilómetros al sur de la capital tucumana".

H.P., de 53 años, advirtió pasada la medianoche que, luego de saltar una tapia, al menos dos hombres habían ingresado a su casa, situada en la ruta 306 km.

Alrededor de las 2.30, el dueño de vivienda dio aviso a la Policía y explicó que, luego de ser amenazado por los desconocidos, hizo disparos con un arma Bersa Thunder 9 mm y que uno de los proyectiles impactó en uno de los intrusos.

Debido a la gravedad de las heridas sufridas, Nicolás Salvi, de 29 años y domiciliado en San Andrés, fue trasladado de urgencia al hospital Padilla, en donde se constató horas después que había fallecido. Contaba con antecedentes penales.

Además de la UFH intervino en el lugar en busca de pruebas y evidencias personal de medicina Legal, Criminalistica, Laboratorio y de la División Homicidios.