Para Milei el choque de trenes es “la prueba palmaria” de que hay que privatizar el vetusto sistema ferroviario

Viernes 10 de Mayo de 2024, 23:33





El choque de trenes de este viernes es para el Gobierno nacional “la prueba palmaria de que el sector debe ser privatizado”. La frase, pronunciada por fuentes muy cercanas al presidente Javier Milei, se completó con la afirmación de que “el Estado empresario es un fracaso”. En esa línea apuntaron a que Trenes Argentinos, factible de ser privatizada o concesionada, de acuerdo a lo que contempla el proyecto de Ley Bases, es “encima de todo la empresa que más empleados tiene”, 30.092, según consta en su organigrama oficial. Y está al mando de Adrián Luque.

En la Casa Rosada también indicaron que durante el gobierno anterior, bajo la administración de Alberto Fernández como presidente y Sergio Massa como ministro de Economía, se “usó la caja de trenes como caja política”.

En el Gobierno manejan informes que dan cuenta de que el sistema ferroviario tiene “hace siete años problemas de desinversión”. Milei estuvo revisando esos informes.

Además, en la Casa Rosada se defendieron de las críticas por los recortes presupuestarios que ejecutó el Gobierno desde diciembre último. “Es delirante que se nos responsabilice de lo que pasó hoy. Es de una deshonestidad enorme”, dijo un funcionario con despacho en la sede gubernamental.

Así aludieron, entre otros, a los dichos del extitular de Trenes en épocas del kirchnerismo, Martín Marinucci, quien apuntó a la administración libertaria. “Es muy cínico, estuvo hace cinco meses. Además se olvida que hubo accidentes con Cristina (Kirchner), Alberto (Fernández) además del de ahora. El problema no es nuevo”, reforzaron los voceros consultados.

“La ecuación es simple: no dan los números de los ingresos y los costos que se sostienen en lo público. En el sector privado esos costos no se sostienen, se va a la quiebra directo. Por eso no es de ahora. Esto es un problema de años y del rol del Estado como empresario, que es sinónimo de fracaso”, completaron con vehemencia en la mesa chica libertaria.

Los trenes, a través de Sociedad Operadora Ferroviaria S.E (SOFSE), son parte de las empresas que el oficialismo mantuvo entre las que pueden ser privatizadas, a pesar de los cambios que requirió la oposición dialoguista en las negociaciones por la Ley Bases y que redujo el listado de 41 a 9. En el listado SOFSE figura como factible de privatización y concesión.

Milei fue informado de lo sucedido cuando estaba en su despacho de Casa Rosada, en una jornada de trabajo con varias reuniones y hasta una comunicación virtual con el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky. Se lo informó el secretario de Medios, Eduardo Serenellini.

Entre las distintas actividades, el mandatario siguió siendo informado de los pormenores de lo sucedido y del estado de los heridos, partiendo del alivio de que no se registraran víctimas fatales, ni de gravedad. Pasadas las 14 volvió a la quinta de Olivos y siguió recibiendo información allí.

Tras el incidente, y a la par de la investigación en la Justicia federal, el Gobierno ya designó un investigador para el caso, que dejó al menos 100 heridos. La información fue dada a través de un comunicado de la Junta de Seguridad en el Transporte (JST), en el que se consignó la designación de quien se encuentra coordinando tareas del Equipo de Trabajo de Investigación de Campo (Etic).

La investigación judicial por el incidente está en manos del juez Julián Ercolini y Del fiscal Carlos Rívolo. En tanto que el titular de Transporte, Franco Mogetta sostuvo: “Hay múltiples hipótesis pero en este momento no podemos adelantar ninguna de ellas. No podemos adelantar nada y tampoco descartar nada; hay también denuncias de robos de cables y estamos investigando esa situación, pero queremos ser muy prudentes y también poner a disposición de la justicia toda la tarea de investigación. Hay posiblemente algún tema para investigar en cuanto a los avisos, a las señales que se han dado tanto desde las formaciones hacia afuera como los banderilleros y el señalamiento”.

Tanto Mogetta, como Luque, quedaron incómodos al conocerse que la Sindicatura General de la Nación ya los había advertido con diferentes informes sobre la falta de controles y diversas fallas en el sistema. /La Nación