Triple femicidio en un conventillo de Barracas: quiénes eran las mujeres asesinadas y cómo sigue la causa

Lunes 13 de Mayo de 2024, 10:41

El crimen fue caratulado como homicidio agravado y tiene como principal sospechoso a un hombre de 67 años.



Este domingo, el Ministerio de Salud porteño confirmó la muerte de Andrea Amarante, la tercera víctima del ataque de odio que tuvo lugar en un pensión familiar del barrio de Barracas. Hasta el momento de su fallecimiento permaneció internada en grave estado en el Hospital Penna con el 75% del cuerpo quemado.

Se trata de la tercera víctima fatal del presunto lesbicida Justo Fernando Barrientos, quien el lunes pasado habría arrojado un explosivo a la habitación de cuatro mujeres lesbianas mientras dormían: Amarante (42), Pamela Cobas (52), quien falleció horas después del ataque, Roxana Figueroa (52), quien murió el miércoles, y Sofía Castro Riglos (49), la única sobreviviente.

https://fotos.perfil.com//2024/05/06/900/0/un-hombre-prendio-fuego-un-hotel-familiar-1796833.jpg

Como se mencionó, la primera en perder la vida fue Pamela Cobas, quien falleció un día después en el Instituto del Quemado, y unos días después también falleció su pareja, Roxana Figueroa. Ambas habían llegado al conventillo hacía dos años atrás.

Pamela, de 52 años, era oriunda de Mar del Plata, cobraba una pensión, se dedicaba a vender cosméticos y, además, era madre de dos hijos que llevaban su apellido, uno de 27 años y otro de 14. Anteriormente, la mujer había vivido en Quilmes y Lomas de Zamora. Según indicó Página/12, nadie habría reclamado su cuerpo.

La segunda víctima, Roxana, también cobraba una pensión y tenía registrado su domicilio en una de las torres de la calle Bonorino en el Bajo Flores. Andrea y Sofía habían llegado al hotel familiar hacía cuatro meses y se sumaron a la pareja, la primera había trabajado en el sistema médico y venía de Neuquén, mientras que la segunda era hija de un hombre que estuvo vinculado a la política en los años 90.

Las cuatro mujeres vivían en una pieza sin baño en el alojamiento ubicado sobre la calle Olavarría al 1660 en Barracas, donde varias agrupaciones feministas y del colectivo LGTB se acercaron a manifestarse de la misma manera que lo hicieron en la plaza Congreso, pidiendo justicia por lo que consideraron un crimen de odio.

Sofía Castro Riglos fue la única sobreviviente del incendio que se desató en la habitación número 14 del lugar. La misma declaró a mediados de la semana pasada ante la Policía de la Ciudad luego de evolucionar favorablemente.

Por el hecho fue detenido Justo Barrientos (67), quien vivía hace varios años en la pensión y, tras el incendio, fue trasladado al hospital Argerich, en calidad de detenido, donde le dieron el alta tres días después. El mismo no fue acusado de otros delitos significativos a lo largo de su vida.

https://fotos.perfil.com//2024/05/13/900/0/triple-femicidio-en-barracas-1800751.jpg
Pamela Cobbas y Roxana Figueroa.

El hombre había fijado su domicilio sobre la calle Maza en Montserrat y había trabajado varios años en un restaurant, aunque tenía problemas con el juego, motivo por el que se divorció y se mudó a la pensión. Un tiempo después a pocos metros de su habitación se instalaron las cuatro mujeres que luego fueron víctimas del ataque.

"Él ya las había amenazado una vez. Fue en la última Navidad. Les dijo que las iba a matar a las dos y mirá lo que pasó ahora. Él les decía ’engendros’ por su condición sexual. Les decía ’tortas’, ’gorda sucia’", indicó un testigo del lugar en diálogo con la Agencia Presentes, asegurando que el hombre detestaba a Pamela y Roxana.

Cómo sigue la causa por el crimen de lesboodio

El caso quedó en manos del juez Edmundo Rabbione, que subroga el Juzgado N°14. En paralelo, desde la Cámara Criminal y Correccional han revelado que el expediente está calificado como un homicidio agravado. A su vez, el contenido de la declaración de Castro Riglos y los resultados de la pericia permanecen bajo estricta reserva.

En este contexto, Barrientos no fue indagado hasta el viernes por la tarde. Hasta el momento, fuentes del caso indicaron a Infobae que el juez aún no definió el agravante del artículo 80 del Código Penal para determinar si los femicidios fueron agravados por odio al género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión, ya que primero busca determinar si el hombre es inimputable o no.

Asimismo, el daño causado por el ataque no se limitó solo a las tres muertes. En el lugar debieron trabajar bomberos y personal del SAME con 14 ambulancias, una unidad de triage, una unidad de oxigenación y otra unidad de catástrofe. Más de 30 personas fueron evacuadas y 7 debieron ser trasladadas a diferentes centros médicos con quemaduras de diversa gravedad. /Perfil