Los billetes de $ 10.000 ya llegaron a Tucumán: las medidas de seguridad

Martes 14 de Mayo de 2024, 08:32

En los cajeros automáticos estarán disponibles a partir de julio.



En los próximos días, los tucumanos observarán en el circuito financiero y comercial los primeros billetes de $10.000, el de más alta denominación que se ha impreso, con el fin de facilitar las transacciones. Voceros de distintos bancos de la City confirmaron la recepción de las primeras partidas que entrarán en circulación inmediatamente. Sin embargo, para operar con esos $10.000 en los cajeros automáticos habrá que esperar al menos hasta la segunda quincena de julio. Sucede que las entidades financieras deben homologar la operatividad de los nuevos papeles, adaptar los cajeros al gramaje y también a la lectura integral de las medidas de seguridad de aquel papel.

Los billetes están en circulación a nivel nacional desde el martes pasado, cuando el Banco Central anunció la distribución progresiva de las partidas en las filiales bancarias de todo el país. El billete tiene las imágenes de Manuel Belgrano y de María Remedios del Valle, heroína de la Guerra de la Independencia, en el anverso; y la recreación artística de la escena de la Jura de la Bandera realizada el 27 de febrero de 1812, en el reverso. La imagen de Belgrano es de un retrato atribuido al artista francés François Casimir Carbonnier, mientras que la representación de la heroína pertenece a la obra La Capitana, realizada por la artista argentina Gisela Banzer.

Este billete de $ 10.000, así como el de $ 20.000 con la imagen de Juan Bautista Alberdi, que entrará en circulación en el último trimestre del año, facilitará las transacciones entre los usuarios, hará más eficiente y menos costosa la logística del sistema financiero y permitirá reducir significativamente los costos de adquisición de los billetes terminados, se explicó desde la autoridad monetaria nacional. Ambos billetes pertenecen a la familia “Heroínas y Héroes de la Patria” anunciada en mayo de 2022.

El  Central sugirió a la ciudadanía adoptar todos los recaudos necesarios para evitar la circulación de billetes apócrifos. Por eso recordó las siguientes medidas de seguridad:

- Marca de agua: en el sector en blanco, al observar el billete al trasluz, se perciben los retratos del María Remedios del Valle y Manuel Belgrano, así como las iniciales de sus nombres en tono claro.

- Hilo de seguridad aventanillado: un hilo de seguridad color rojo está inserto en el billete y se revela en tres “ventanas”. El hilo presenta un efecto dinámico al mover el billete. Al trasluz se ve como una banda continua y se aprecia la sigla BCRA.

- Tinta de variabilidad óptica: este motivo cambia de color, del dorado al verde al inclinar el billete, y presenta un efecto dinámico tridimensional. La imagen latente -las letras “RA”  pueden apreciarse cuando se observa el billete con luz rasante- y el motivo de complementación frente-dorso -al trasluz, se completa el motivo y aparece el valor “10.000”-, son otras de las medidas de seguridad del nuevo billete.

El billete cuenta con identificación para personas con ceguera: en los bordes verticales se percibe al tacto el relieve del lineado de las barras paralelas.

La emisión de billetes de más alta denominación había sido reclamada, desde hace varios años, por el sector empresario. Durante la gestión presidencial del justicialista Alberto Fernández, la excusa para no hacerlo era que, tal decisión implicaba un reconocimiento a una inflación galopante que se avivó por la fuerte emisión monetaria que se observó a lo largo de esa administración. Con Javier Milei se reconoció que la sustitución de billetes de más alta denominación contribuiría a mejorar las transacciones. Por eso, se ordenó la impresión de la primera tanda en China.

Hace una década, el billete de mayor denominación en el bolsillo de los argentinos era el de $ 100. En 2014, su valor equivalía a U$S 9, prácticamente igual de lo que cotizaría el billete de $ 10.000 tomando como referencia la cotización del mercado libre. Desde que se anunció su emisión, en enero pasado, ya perdió un 40% de su valor de compra, debido a la actualización de los precios de la economía en la Argentina. /La Gaceta