El pasado complica al policía acusado de asesinar a un joven y pone en duda al sistema de ingreso a la fuerza

Jueves 16 de Mayo de 2024, 04:44

CRIMEN. La muerte de un joven de barrio Independencia ejecutado por un policía, pone en tela de juicio el mecanismo de control en el ingreso a la fuerza de seguridad.



El joven policía acusado de asesinar a un joven en una pelea y mentir luego ante sus pares que se había tratado de un intento de asalto, es investigado también por una serie de antecedentes que, de confirmarse, complicarían a todo el sistema de selección e ingreso a la fuerza de seguridad de la provincia.

Juan Alberto Salinas (27), segundo policía imputado por homicidio en menos de un mes, está señalado como el autor de los dos disparos por la espalda que le costaron la vida a Juan Pablo Ovejero (24) en el barrio Independencia.

Su futuro parece irrevocable ya que al ser personal transitorio, con solo un decreto será expulsado de las filas policiales, que nunca debió haber integrado, ya que sería responsable de varias causas penales fechadas antes de vestir el uniforme, a las que sumó otras por las que fue denunciado cuando ya prestaba servicio.

Salinas y otro efectivo estaban en un drugstore de avenida Independencia al 3.100 sin uniforme, pero portaban en su cintura la pistola Jericho que le confió el estado al ingresar a la fuerza, bebiendo alcohol, según se presume.

Hasta allí llegó Ovejero junto a un amigo, y no tardó en producirse una discusión tras la cual la víctima decidió retirarse del comercio, pero el i putado lo siguió y le disparó desde atrás.

Salinas era conocido en ese barrio, donde se comenrta que nunca fue bueno para los libros, dado que apenas logró terminar el secundario.

Formó parte de algunas cooperativas que ofrecen servicios de vigilancia en la periferia de la ciudad.

Algunos vecinos lo recuerdan como uno de los rondines, que sobresalía por su fama de pesado, la que en esas circunstancias les pareció adecuada, opinión que se modificó ahora que saben a quién le habían confiado el cuidado de sus viviendas.

Esta fama fue citada por el padre de la víctima del homicidio en la audiencia de formulación de cargos, donde Juan Carlos Ovejero aseguró que el acusado había ultimado a un amigo de su hijo en 2019 en un confuso episodio.

“Él le juró a mi hijo que lo iba a matar de la misma forma que mató a su amigo Harry, y lo logró. Lo único que quiero es justicia; las cosas están claras”, afirmó el dolido testigo de cargo.

Ese dato no pudo ser confirmado, pero sí se estableció que antes de ingresar a la fuerza habría sido señalado por atentado y resistencia a la autoridad, hurto con escalamiento y amenazas agravadas por el uso de arma de fuego.

Las normas ordenan que ninguna persona con antecedentes, aunque no hayan recibido condena, puede ingresar a la Policía.

Según revelaron fuentes de Tribunales, después de entrar a la fuerza habría sido acusado de abuso sexual, algo que se está tratando de corroborar desde la fiscalía que lleva adelante la pesquisa.

Pese a su escasa antigüedad, Salinas asimiló rápido las “mañas” de los policías más antiguos, ya que luego de haber baleado a Ovejero, se presentó en la seccional 8ª para mentir que se había defendido de un robo.

La auxiliar fiscal Luz Becerra aclaró que el fiscal Carlos Sale debe decidir todavía si ordena una investigación sobre el personal de la unidad de orden público, ante la presunción de que podrían haber buscado desviar la investigación.