Suspenden hasta mañana la venta de GNC en las estaciones de Tucumán: en dos días se normalizaría el suministro

Miércoles 29 de Mayo de 2024, 11:23

FUERA DE SERVICIO. Por ahora la falta de suministro de GNC se siente con fuerza en Córdoba y Santa Fe, pero comienza a extenderse hacia otras zonas del país.



En una medida inédita, se suspendió hasta mañana la venta de GNC en Tucumán, como se había anunciado en otros puntos del país, según informó esta mañana el presidente de la Cámara de Comerciantes Derivados del Petroleo, Gas y Afines, Sebastián Vargiu. Se estima que la normalización del suministro se producirá entre el jueves y el viernes.

"Lamentablemente está llegando la comunicación oficial a todas las estaciones de servicios de todo el área que abastece Gasnor. Se suspende el suministro hasta mañana a las 6", indicó Vargiu.

Además, remarcó que "no se puede expender GNC y las sanciones económicas son muy grandes para las estaciones de servicios que quieran seguir haciéndolo. Habrá cuadrillas de emergencia de Gasnor viendo que la medida se cumpla".

Según lo que se indicó, el corte de la demanda no prioritaria (incluyendo industrias, centrales termoeléctricas y estaciones de GNC) se realiza para asegurar el suministro a la demanda prioritaria (incluyendo hogares, hospitales y escuelas).


Hoy, todas las estaciones de servicio de GNC en Argentina cerrarán sus puertas debido a la restricción en el suministro de gas natural, según confirmó Oscar Olivero, vicepresidente de la Cámara de Expendedores de Gas Natural Comprimido (GNC). En declaraciones a Radio Con Vos, Olivero explicó que esta medida se toma para priorizar el abastecimiento de gas a hogares, hospitales y escuelas en un contexto de consumo residencial desbordante y problemas en la infraestructura de transporte de gas.

“Hasta hoy, las estaciones de servicio que tenían contratado gas firme en el promedio de su venta diaria para los días de frío no tenían problema”, comentó Olivero. Sin embargo, cerca de la 1 de la madrugada, las estaciones recibieron una comunicación que restringía el suministro de GNC incluso para aquellas que contaban con contratos firmes.

Olivero enfatizó que el cierre es una medida necesaria debido al aumento abrupto del consumo residencial de gas. “Cuando en un gasoducto, de 10 millones de metros cúbicos que estaba consumiendo el sector residencial en los primeros días de mayo, se aumentó a 60 millones y llegó a 80 millones el consumo residencial prioritario”, explicó, agregando que la presión en los gasoductos cae, poniendo en riesgo el abastecimiento general.

Este fenómeno no es nuevo, según Olivero. “Este problema en realidad comenzó por el año 2011/12, cuando el avance del consumo empezó a mostrar los faltantes”, señaló. Actualmente, aunque hay abundancia de gas en Vaca Muerta, el problema radica en la falta de infraestructura para transportarlo. “El gasoducto que viene de Vaca Muerta hacia los centros de consumo no está terminado”, afirmó.

La situación se ha agravado debido a las bajas temperaturas sostenidas que se han registrado en los últimos días. “Tuvimos bastante suerte porque los inviernos últimos fueron bastante magnánimos, pero por estos fríos la situación se complicó”, dijo Olivero. Normalmente, para cubrir la demanda en un invierno normal, se adquieren barcos con GNL (gas natural licuado) para junio o julio. Sin embargo, la repentina ola de frío en mayo ha desbordado todas las previsiones.

Olivero añadió que, si bien se espera que la temperatura suba a 11 grados en los próximos días, lo que podría aliviar el consumo, la solución al problema no será inmediata. “Recién hacia el viernes o sábado se va a conseguir cargar el tanque de gas, salvo que aumentara mucho la temperatura y empezara a aflojar la toma de los sistemas de calefacción y la parte prioritaria”, explicó.

Desde la Cámara de Expendedores de GNC, Olivero afirmó que han aconsejado a las estaciones contratar el promedio de venta diaria en firme, pero la demanda ha superado todas las previsiones. “Las transportistas son las que abastecen a las distribuidoras en los centros de consumo, en las ciudades. Las distribuidoras tienen lo que se llama las alertas, que está dado por el gas inyectado y el gas retirado. Es tal el retiro que comienza a bajar la presión”, explicó.

Otro problema técnico que complica la situación es que, con el frío, las moléculas de gas tienden a congelarse, lo que afecta la presión en los gasoductos. “Por más gas que inyectes no sube la presión porque del otro lado te están sacando”, señaló Olivero.

Olivero también se refirió a las previsiones para el suministro de GNL, mencionando que siempre se ha sabido que los barcos se suelen comprar para cubrir la demanda de junio y julio. “Te vino un frío muy crudo en mayo y desbordó todo”, lamentó.