Deudos del jornalero desaparecido están seguros que es su cuerpo el que apareció en un cañaveral

Viernes 31 de Mayo de 2024, 08:18

Matías Emanuel Medina estaba desaparecido desde fines de abril



Un cuerpo desmembrado apareció este jueves, en avanzado estado de descomposición, en un cañaveral ubicado en las afueras del barrio Municipal de la ciudad sureña de Concepción, una zona que los vecinos conocen como “El Chiquero de Farías” y, aunque el cadáver no puede ser reconocido a simple vista, para los familiares del jornalero Matías Emanuel Medina (33) hay claros indicios de que podría tratarse del cosechero de cuyo paradero nada se sabe desde fines de abril.

Leé también: Hallan un cuerpo descuartizado en Concepción: intentan determinar si se trata del jornalero desaparecido

Los restos fueron encontrados pasado el mediodía por uno grupo de peones rurales mientras cosechaban la caña utilizando una máquina, en inmediaciones del predio donde los investigadores creen que podría haber tenido lugar el asesinato del joven.

Cerca de ese punto fue encontrada, pocos días de su desaparición, la moto Honda CG en la que Medina había salido para cobrar el jornal por su trabajo como cosechero del limón, y también a seis cuadras se halla la vivienda que compartía con su esposa Nadia Gómez, con quien tuvo dos hijos, y más cerca aún, la de su madre adoptiva Cintia Oviedo.

Un dato fundamental señalaque a menos de 500 metros del macabro hallazgo, Medina estuvo por última vez con unos allegados, quienes están hoy detenidos y procesados con tres meses de prisión preventiva, identificados como José “Fuerte Apache” Avila, Walter Farías y Mauro Saavedra, hasta ahora sólo por el delito de robo y privación ilegítima de la libertad.

La lista de sospechosos se completa con Gustavo “Guchi” González, Leandro Saavedra, Oscar Alincastro y Gabriela Luna, todos acusados de encubrimiento.

El trabajo de investigación que conduce el Fiscal Miguel Varela, de la Unidad Fiscal de Delitos contra la propiedad y las personas, determinó que Medina había participado de una reunión en la noche de su desaparición, en una casa ubicada en inmediaciones de “El Chiquero de Farías”. 

Ahí estuvieron los ahora detenidos y en ese sitio se sucedieron los hechos que habrían terminado con el tétrico final del jornalero, todo esto en base a los datos sobre la posible ubicación de éste, a pocos días de su desaparición, que aportó Luna.

Los pesquisas ya fueron conducidos días atrás a las inmediaciones del sitio en que ahora fueron hallados los restos, pero en ese momento y pese a los intensos rastrillajes realizados, que incluyeron perros adiestrados, no se halló nada.

Al lugar en que fue descubierto el cuerpo descuartizado se accede por calle Gervasio Artigas última cuadra, al este de Concepción, y por allí fueron los familiares de Medina, no bien conocida la noticia, y rápidamente dieron por sentado que los restos pertenecían a Matías.

“¿Por qué le hicieron esto, por qué?”, clamaba entre llantos Cristina Medina, madre biológica del joven, imagen que fue sucedida por otras escenas desgarradoras protagonizadas los hermanos y tías, aún cuando el abogado de la familia, David Maldonado insistía en aclarar que “no se puede aventurar nada de quien es, porque está irreconocible el cuerpo”.


Tras el hallazgo la familia afirmó que el cuerpo no se encontraba en ese lugar los días en que efectuaron el rastrillaje. “Anduvimos por esta zona recorriendo surco por surco y no encontramos nada. Por eso creemos que lo tiraron aquí hace poco”, aseguró Oviedo.

Los Medina apuntan a Luna y Farías como principales responsables de la desaparición y presunta muerte de Matías, tanto que por la tensión que se vivió en la zona la policía debió reforzar la guardia en el lugar con efectivos de Infantería de la Regional Sur.

El fiscal Varela, en tanto, dispuso la intervención del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) para que proceda al estudio y análisis de los restos humanos hallados, por lo que se perimetró el lugar a los fines de preservarlo hasta el ingreso de personal a cargo de las pericias.

Indagado acerca de la identificación y si corresponderían al joven desaparecido, el funcionario judicial dijo que “se puede hacer un reconocimiento de las prendas con los familiares que estuvieron en contacto con él por última vez, pero lo más certero será el estudio de ADN, lo cual llevará su tiempo para su cotejo con los restos hallados”.