50 frases de Alperovich: "tengo una enfermedad, soy tartamudo", "estoy muerto en vida", "mi primo, padre de la chica, me pidió U$S 5 millones"

Lunes 03 de Junio de 2024, 19:35

Alperovich en el banquillo de los acusados frente al juez Ramos Padilla este lunes



Estas fueron algunas de las frases de José Alperovich durante su testimonio en el juicio por violación a su sobrina:

"Hay que defender a la víctima y hay que matar al abusador. Los medios me hicieron pedazos. Es muy doloroso. Hoy vine a decir mi verdad para que no queden dudas. Yo no abusé de ella".

"Yo soy un hombre muerto en vida. Hago esfuerzo para ir a trabajar pero mi cabeza está en otra cosa. Siento mucha impotencia.  Tengo que buscar pruebas de algo que no hice. Ya nunca voy a ser la misma persona".

"Destruyeron mi apellido. El legado de mi padre. Pasar por eso no se lo deseo a nadie. Ni a mi peor enemigo"

"Si a mi alguien me dicen que abusaron de mi hijo lo mato. No me quedo quieto. ¿Cómo voy a aceptar algo así?"

Quisieron quemar la casa de Gobierno Cisneros y la senadora Elías de Pérez. Todo esto le sirvió a Cisneros para matarme políticamente. Hicieron afiches en todo el país. ¿Quién pagó eso? Cisneros es mafioso. Y esto es el móvil político. Hubo además un móvil económico. El 5 de noviembre, antes de la denuncia, el padre de ella se junta con mi yerno y él le dice que quería plata para hacer cabañas en México. Lo denuncié por extorsión. Querían cinco millones de dólares para arreglar este juicio. Yo soy un idealista tonto. No podía sacar plata por algo que no hice. Hasta antes del juicio querían arreglar. El padre le dijo a mi yerno que no creia que hubieran abusado de ella. Aquí hubo un móvil económico y político".

"Aquí hay un móvil político. Esto empieza el día que se arma la lista y ellos no estaban. Imagino que ella y David armaron todo esto. Cuando ella presenta las denuncias por abuso son de diciembre a marzo cuando ella se pone de novia con David (Mizrahi) Ahí se arma una sociedad para cagarme políticamente. No tengo dudas de la trama política. A la semana de perder la elección hay una foto de Mizrahi y Carlos Cisneros, que es mi enemigo de toda la vida por haberle sacado el manejo de la Caja Popular. Cisneros es un mafioso. Me hace de todo desde que yo era ministro de Economía.  Me hizo robar las cajas de seguridad".

"Cuando armé la lista con ella (la denunciante) y con (David) Mizrahi cambió todo porque ellos no estaban. Ella quería ser legisladora y él intendente. A partir de eso cambió todo. Ella (la denunciante) me dijo que Mizrahi era muy celoso. Yo le dije si quería que hable con él y ella me dijo que no porque él la iba a matar. Era una relación enfermiza. No era normal. Había rumores dentro y fuera del ámbito político de que yo tenía una relación con ella. Todo el mundo hablaba. Pero no era cierto. Me fabricaron amantes a lo loco".

"Todo el mundo que trabaja en la política quiere un cargo. Es así. Uno tiene que armar una lista con los que te traen votos. A mí me vino a ver un señor (Armando) Cortalezzi que no había trabajado en la campaña. Pero me traía 50.000 votos. Y lo puse segundo en la lista".

"Cuando yo estuve en el Gobierno no hice diferencias de género. Tuve ministras mujeres. Cree el Observatorio de la Mujer".

"Cuando uno es gobernador tiene poder. Después no es nadie. En el Senado yo era un empleado de Manzur. Cuando Manzur era gobernador tenía a los intendentes. Hoy no tiene nada. El peronismo es cruel".

"Juan Manzur entró al gobierno como ministro. Y después fue gobernador. A Jaldo lo puse como interventor de la Caja. Acevedo trabajó conmigo y hoy es vicegobernador. Betty Mirkin fue senadora. Mi mujer fue presidenta del Justicialismo y senadora. Yo conducía bien. Quería hacer un proyecto y cambiar".

"Yo empecé vendiendo autos usados. Aquí se dijo que era un autoritario. Jamás. Eso sí, no me gustan los obsecuentes".

"Yo no había dimensionado lo que era el aparato del peronismo. No pensé que fuéramos a perder así en las elecciones. Fui un tonto".

"Ella llegaba a mi casa y tomaba mate con mi esposa, con mi madre, jugaba con mis nietos.  Todo esto después de que ella dijo que fueron los avisos. No lo entiendo", dijo Alperovich

El propio Alperovich pidió un cuarto intermedio "para tomar aire". "Me siento un poco mal", le dijo al juez Juan Ramos Padilla, quien ordenó una pausa de 20 minutos. El ex gobernador lleva tres horas declarando.

"Yo soy judio y si hay algo que nosotros no somos es discriminadores. Hay un montón de testigos qué me trataron de violador. Una locura. No soy un depravado. No soy un loco que anda por la vida diciendo cualquiera cosa".

"Ella tenía un montón de mensajes borrados en su teléfono. Ella alteró y modificó su teléfono. No hay ni un mensaje con (David) Mizrahi. Ni uno. ¿Qué decían esos mensajes?"

"Ella manejaba todo. Era estaba empoderada. Ella los tenía cagando a todos. Era poderosa en su trabajo".

"Es duro que digan que abusé de mi sobrina, como si yo la conociera desde que tenia 3 años. Yo la conocí cuando ella tenía 27 años. Nunca antes la había visto. Jamás abusé de ella".

"Toda esa gente (ministros y funcionarios) crecieron conmigo. Los hice yo. ¡Mirá cómo me tratan ahora!".

"Al ministro Miguel Acevedo yo lo hice crecer y hoy es vicegobernador. Trabajó conmigo desde que yo era ministro de Economía".

"Cuando Manzur me saca todo tuve que empezar a inventar candidatos. Fue un momento de mucho estrés para todo el equipo".

"(Juan) Manzur empezó a tener celos cuando supo que yo quería ser gobernador. Me sacó los custodios y la combi. Me dejaron solo. De todos los dirigentes que yo tenía me quedé sin nada".

"Ella trabajó 18 meses conmigo. Y habla de nueve abusos. En Tucumán tratamos mucho a la gente de ’mi amor’. Y nadie se sorprendía".

"Le exhiben mensajes en los que Alperovich le dice ’mi vida podría ser más cariñosa’. El sentido era enseñarle como debía tratar con la gente. Que tuviera más empatía".

"Yo soy una persona que sabe conducir. Armo equipos. Si vos maltratás a alguien es imposible que te rinda. Pero nunca hubo un maltrato público ni privado. Teníamos un excelente trato".

"Si uno quiere abusar de alguien va a querer estar solo. Y yo nunca estuve solo con ella. Nunca. No lo puedo entender".

"No es casualidad que ella borró todos los mensajes de texto de los días en los que ella dice que hubo abusos. Y ni es causal que no haya mensajes con (el ex concejal David) Mizrahi"

"Si ella dijo que yo la abusé tantas veces ¿por qué siguió trabajando? No lo entiendo. Todo esto es parte de una gran mentira".

"Tengo la angustia de querer demostrar que todo lo que ella dice es mentira".

"Ella era una mujer empoderada. Una mujer fuerte. Ella manejaba todo. Muchas veces me puteaban porque ella manejaba todo. Ella se transformó en una mujer de mi absoluta confianza. Era un gran cuadro político".

"A mí me daba la sensación que (David) Cayatta (uno de los custodios) se la queria levantar a ella. Lo mismo pensé con (Juan Luis) Latino. Me da la sensación de que querían otra cosa. Es subjetivo, pero eso pienso como hombre grande".

"Ella (la denunciante) dijo que los custodios no la dejaban salir. Que se sentía amenazada. Y ella después va y los invita a su cumpleaños. No se entiende".

"Soy una persona que le gusta tener buenos ambientes de trabajo. A mi nadie me dice gobernador o senador. Me decían José".

"Yo nunca le dije sobrina.  Ni ella me dijo tío. Jamás.  Ella quiere instalar que yo prostituía a la secretaria. Todo esto está armado. Hace cinco años que en la prensa me dicen violín".

"Tenemos denuncias en Buenos Aires dos veces. Luego denuncias de cosas dentro de autos. En tres meses. ¿Por qué siguió? ¿Por qué volvió a trabajar? No entiendo. Lo que vivo no se lo deseo al peor enemigo. Yo se que no hice nada. Esto es peor que la muerte".

"Yo nunca viaje solo en el auto con ella. Jamás. Siempre había gente. Jamás pudo pasar algo en el auto", dice Alperovich con respecto a una de las denuncias. "Uno tiene que demostrar cosas sobre algo que no es cierto".

"En Tucumán hay un sistema nefasto.  Lo de los acoples. Hay cientos de candidatos".

"Ella dijo que yo la abusé. Y 10 días después volvió a Buenos Aires a trabajar conmigo. No entiendo. Vino en avión de línea. No entiendo nada de lo que dijo".

"Ella es una chica grande. Que se fue de la casa a los 20 años. Todos dijeron que ella estaba bien. Estaba deslumbrada por haber viajado en avión privado. O de conocer el recinto del Senado".

"Esto está armado para que tenga trascendencia en Buenos Aires. Está armado políticamente. Yo no tengo dudas de todo eso".

"Yo tengo una enfermedad. Soy tartamudo. Mi viejo de chico me hacía pasar vergüenza. Sufrí mucho. Yo jamas hice burlas sobre aspectos físicos de nadie. Y así lo hago hasta hoy, a los 70 años".

"Ella durmió en el mismo departamento que yo, en otra habitación. Y en el otro departamento estaban Jorge (Gasembauer) y Dante (Loza)", siguió.11:12 hs

"El 14 de diciembre de 2017 viajamos en un avión prestado por el gobernador Manzur. Vinimos con Gassembauer, Loza y ella (la denunciante)", dijo Alperovich sobre los detalles del primer ataque denunciado.

"Mientras era gobernador tenía una sola secretaria, Silvia Saavedra. Cuando entré al Senado no tenía secretaria. Y yo estaba muy desorganizado. Y entonces le dije a ella (a la denunciante) si quería ayudarme con la agenda diaria".

"Ella era empleada de Regino Amado en el ministerio de Gobierno. Yo no le pagaba. Los que trabajaban era militantes. Era gente que tenía su trabajo en el Gobierno hasta que a Manzur le entraron los celos y me los sacaron", dijo.

"En diciembre de 2017, mi hija Sarita me dijo que se había acercado ella (la denunciante); yo no la conocía, y me dijo que quería sumarse a la campaña. Y le dije que sí".

"Estoy casado hace 45 años. Tengo cuatro hijos. Gaby, Mariana, Dani y Sarita. Betty es mi señora. Tengo 11 nietos".

"Hace cinco años que estoy sufriendo. Esto me cambió la vida. Estoy muerto en vida. Mi familia está destruida. Pero vengo a dar la cara. Quiero que se sepa la verdad", dijo Alperovich ante los jueces.