“Mamá, llegué y estoy bien”: el mensaje que truncó Felicitas Alvite, La Toretto de La Plata

Martes 11 de Junio de 2024, 09:20

Felicitas Alvite atropelló y mató a Walter Armand en La Plata



"Mamá, llegué, estoy bien". Nieves Zelarayán (72) sigue esperando ese mensaje de su hijo menor, Rubén Walter Armand (35), a quien en el camino de su moto se le cruzó un auto que pasaba, uno tras otro, semáforos en rojo, corriendo una picada con una amiga. Su conductora era Felicitas Alvite (21), conocida como "La Toretto" de La Plata porque se jactaba en TikTok de ser como el personaje de Rápidos y Furiosos.

La familia de Walter no cree en el llanto de la joven, que sigue detenida por "homicidio simple con dolo eventual", cuya pena prevista es de 8 a 25 años de prisión, aunque su defensa insiste en pedir que le otorguen el arresto domiciliario.

Actualmente está en la Alcaidía N° 3 de Melchor Romero, la misma donde se alojan los ocho rugbiers condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa.

"Sería una tomada de pelo si se lo dan", advierte Milton (47), el mayor de los cuatro hermanos (en el medio están Andrea y Laura). Walter era el más chico y había vuelto a vivir con Nieves, en Quilmes, tras separarse de la mamá de su segundo hijo, que tiene 6 años (el mayor, de 12, vive en Uruguay).

La víctima había heredado de su padre la pasión por la salsa, el candombe, la murga y el folclore. Nacido en Uruguay, Gregorio luchó contra un cáncer de pulmón hasta que falleció a los 63 años, en 2016.

La noche del 11 de abril último, Walter agarró su moto Bajaj Boxer y enfiló hacia La Plata, donde solía ir para ver a su hija y despuntar lo que más le gustaba hacer: la música con amigos. Era cantante y percusionista.

Eran las 2 de la madrugada cuando fue embestido por el Volkswagen Gol Trend que conducía Alvite. Salió volando tras el impacto y murió minutos más tarde en el hospital.

https://www.clarin.com/img/2024/06/10/7YtePfh-e_720x0__1.jpg
El pedido de prisión domiciliaria que presentó la defensa de Felicitas Alvite, detenida por atropellar y matar a Walter Armand (35) en La Plata.

De acuerdo a la reconstrucción de los investigadores, la influencer tiktokera -que cerró todas sus redes tras la tragedia- iba corriendo una picada con una amiga que iba en un Peugeot 207. Momentos antes habían estado en una fiesta privada en la zona de Plaza Moreno.

Ella asegura que no tomaba alcohol, aunque algunos videos que circularon en las redes sociales lo desmienten. Ella dice que como es de City Bell no conocía La Plata y que tampoco tenía datos para que le funcionara el GPS, por lo que su amiga, Valentina Velázquez (20), ahora imputada por "prueba ilegal de velocidad", la iba guiando. Ella sostiene que, por miedo a la inseguridad, iba cruzando semáforos en rojo (fueron seis, según las cámaras de seguridad).

https://www.clarin.com/img/2024/06/04/XjRvILI-6_720x0__1.jpg
La foto previa a la tragedia en La Plata: Valentina Velázquez y Felicitas Alvite, en una fiesta privada en la zona de Plaza Moreno.

Lo que ella no dice, pero sí lo marcan las pericias, es que recorrió 3.000 metros en 2 minutos y 10 segundos, con una velocidad promedio de 83 km/h. Como señala el fiscal Fernando Padován, mostró "indiferencia" y asumió "ese riesgo con claro desprecio por la vida". Una conclusión a la que adhiere la familia de la víctima.

"Cuando se pudieron ver las cámaras de seguridad fue cuando cambiaron la carátula. Cualquier persona que las ve del principio al fin entiende que nunca le interesó nada de lo que podía pasar", señala Milton.

Para el hermano del hombre atropellado, "eso fue una picada, sabía que pasando semáforos en rojo y a la velocidad que iba podía matar a una persona, chocar, hacer un desastre, lo mismo que la otra persona que iba con el otro auto, porque iban a la misma velocidad".

Las lágrimas de La Toretto

En diálogo con Clarín, también rechaza el pedido de disculpas que ensayó Alvite en la audiencia previa al procesamiento -con prisión preventiva- que dictó la jueza Marcela Garmendia.

"No creemos en sus lágrimas, ni en nada. Las lágrimas aparecieron cuando tuvo que hablar con un fiscal o con un juez. Antes no lloraba, pero sí quería encubrir cosas, como hablar con los amigos para que escondieran todo. Ahí te das cuenta que mucho no estaba sufriendo por la vida que había quitado, nunca le interesó", añade el hermano de Walter.

La imputada compartía un grupo de WhatsApp con ocho amigas, entre ellas una de las que la acompañaba en el Gol junto con el dueño, que como estaba alcoholizado decidió no manejar.

"Todas putas: La que no es puta, no disfruta" era el nombre creado el 7 de diciembre de 2023. "Todas pongan sus Instagram en privado", "Ustedes no saben nada", "Finjan demencia" y "Olvídense de todo" fueron algunas de las órdenes de Alvite el 19 de abril a través de su iPhone 13 color rosado, con el que tenía dos líneas telefónicas.

https://www.clarin.com/img/2024/06/04/ssNfLMEIZ_720x0__1.jpg
El posteo en TikTok de Felicitas Alvite, "La Toretto" de La Plata.

"Me parece un grado de cinismo importante. Desde el momento que sabés que mataste a una persona, tratar de tapar todo y esconder todo... ahí uno se da cuenta la clase de persona que es", remarca Milton.

La noche de la tragedia, según reconstruye, su hermano "estaba yendo a La Plata, iría a algún bar, a la casa de algún amigo, porque siempre estaba con la música".

https://www.clarin.com/img/2024/06/10/0CVgwiMjY_720x0__1.jpg
Walter Armand (35) murió atropellado en La Plata. Tenía dos hijos.

La familia, que es representada por el estudio de Fernando Burlando, asegura que ya no quiere escuchar más "las mentiras" de la acusada.

"Si bien dicen que ella nos pidió disculpas, nosotros no escuchamos eso. Capaz que entre el llanto y lo que no se le entendía es lo que se dirigió a la jueza, aparte nunca se dio vuelta para mirarnos ni para nada", apunta Milton.

E insiste: "Creo que las disculpas no eran en ese momento, adelante de una jueza. Tendrían que haber sido mucho antes. El llanto que tenía, el ataque que tenía, es por ella, no por matar a mi hermano".

También cuestiona el pedido de prisión domiciliaria que planteó de la defensa de la imputada, a cargo de Flavio Gliemmo y Santiago Irisarri, ya que padece ataques de pánico y está siendo medicada con Clonazepam.

https://www.clarin.com/img/2024/06/10/jCo3Ng5M7_720x0__1.jpg
Walter Armand (35), en una actividad de candombe y murga en la embajada de Uruguay en Buenos Aires, junto con Teté Coustarot, en 2021.

"Ahora quieren beneficios, dicen que por la medicación, porque la está pasando mal. Mi madre también tiene más de 70 años y, desde el momento que pasó esto, está totalmente medicada, tiene que ir al cementerio para poder estar de alguna forma con su hijo. Acá la víctima es una sola, fue mi hermano, los hijos que dejó por esta persona", completa Milton.

Y aclara que "esto no se arregla con dinero", como suele pasar en este tipo de causas penales, las cuales en su mayoría son caratuladas como un "homicidio culposo", es decir, cometido sin intención, con una pena menor a la calificación de este caso.

"No tenemos eso en la cabeza, somos gente laburadora, nunca tuvimos de más y así nos educaron, no vemos esa idea. Queremos que se haga justicia por la parte de mi hermano, por la parte nuestra, porque si no hubieran estado esas cámaras, lo hubieran tratado de ladrón o cualquier otra cosa", advierte Milton.

Y concluye: "Si uno escuchaba lo que habían declarado las personas estas antes de que salieran las cámaras, era que mi hermano venía por atrás, haciendo zig zag, que después se quiso atravesar, le tocó un espejo. Toda la culpa la tenía mi hermano si no hubieran estado las cámaras. Fue un asesinato, no hay otra forma de explicar esto". /Clarín