La oscura trama detrás del asesinato de una nena de 9 años y su hermana en Corrientes

Martes 11 de Junio de 2024, 15:26

El macabro hecho ocurrió días atrás y fue descubierto por el novio de la hermana mayor. La hipótesis de un presunto abuso sexual frustrado.



El brutal crimen de una nena y su hermana mayor de edad todavía conmociona a la comunidad de Corrientes. Aitana, de 9 años, fue asesinada junto a Isondú Marisel Fernández, de 22 años, en la localidad de Parada Acuña. Mientras la investigación avanza, surgieron detalles perturbadores sobre el presunto móvil.

El macabro doble femicidio ocurrió días atrás y fue descubierto por la pareja de la hermana mayor cuando volvió de trabajar. El hombre, identificado como Miguel Andrés Zárate de 24 años, arribó a la casa por la tarde en la localidad de Parada Acuña.

En ese instante, vio que un conocido, quien se encontraba habitando la misma vivienda de manera momentánea, salía de ella corriendo. Al entrar, el peón rural se encontró con una escena macabra: su novia y la pequeña hermana de esta habían sido apuñaladas de forma brutal.

La trama detrás del asesinato de la nena de 9 años y su hermana

Los investigadores determinaron que la joven de 22 le había pedido a su pareja que expulsara de la casa al hoy acusado del doble crimen, Antonio Villalba (42), a quien habían alojado mientras buscaba trabajo en la zona. La mujer sospechaba del hombre tras ver que le había bajado el pantalón a Aitana durante un "juego" en el patio de la casa.

Según el testimonio de Zárate ante la fiscal del caso, Isondú y Villalba se conocían desde hacía muchos años, ya que eran del mismo barrio en Curuzú Cuatiá. Villalba fue capturado el domingo por la Policía de Corrientes en una zona de montes cercana al lugar del crimen. Actualmente, se encuentra hospitalizado en Curuzú Cuatiá y se niega a comer.

https://media.a24.com/p/c3117babda1e0d243b02021a51eeff80/adjuntos/296/imagenes/009/351/0009351491/1200x675/smart/crimen-hermanas-corrientesjpg.jpg

El acusado había llegado a Parada Acuña en busca de trabajo en alguna de las estancias de la zona, y la pareja decidió alojarlo en su pequeña casa. Todo cambió el domingo a la tarde, cuando Isondú, tras levantarse de la siesta, creyó ver a su hermana con los pantalones bajos mientras jugaba con Villalba. La mujer, entonces, le pidió a su novio que hablara con el hombre para que buscara otro lugar.

Los investigadores creen que el presunto asesino escuchó la conversación y, al día siguiente, decidió vengarse. El martes al anochecer, cuando el novio de la joven retornó de su trabajo, vio a Villalba salir corriendo de la casa. Al ingresar, encontró a Aitana agonizando en una cama y a Isondú con numerosas heridas de machete en los brazos y dos profundas heridas de cuchillo en el pecho. /A24