Marcela Baños, durísima con Gladys, La Bomba Tucumana

Domingo, 29 de Octubre de 2017 10:55

Marcela Baños y La Bomba Tucumana



La conductora Marcela Baños contestó las 50 preguntas de Paparazzi:

1. Usted, que conoce el tema profundamente, ¿cómo considera que es el ambiente de la bailanta?

–Es un ambiente hermoso; es de reunión de la familia. Lo que genera el ambiente de la bailanta lo recibe la familia, desde los chicos más chiquitos hasta las abuelas. Todos pueden disfrutarlo. Hay gente que tal vez considera que es un ambiente pesado, pero les puedo asegurar que no, que por suerte no.

2. A través de su experiencia, ¿cuáles son los defectos que considera que padece nuestro país?

–Padece de intolerancia. Hay mucha ira en la gente; ira que se ve en la calle, todos los días, como que todos estamos nerviosos. Y además existe como una necesidad muy grande de esperar que los resultados de los problemas los tienen que dar los demás, que no está con el aporte de cada uno.

3. ¿Cuál es su mejor arma de seducción?

–Mi mejor arma es que la gente que quiero sabe que puede contar conmigo. Soy una persona que le pone buena onda a todo. Lo hago con naturalidad, y eso hace que la gente se sienta cómoda conmigo.

4. ¿En qué se siente una persona inmadura?

–En que aún necesito un poco controlar el "indio” que llevo adentro. Ultimamente lo tengo controlado, porque aprendí a contar hasta veinte, pero a veces no lo puedo controlar del todo.

5. Para escuchar un par de temas, o bailarlos: ¿los de Rodrigo, los de la Mona Jiménez o los del Polaco?

–Los de Rodrigo. Entre lo que él hacía y lo de la Mona, disfruté y disfruto más a Rodrigo. Y porque en el caso del Polaco, como lo puedo escuchar en cualquier momento en vivo, como lo podemos ver todos los días, es como que no entra en la comparación. A Rodrigo lo quiero y lo extraño mucho. Lástima que se fue muy rápido.

6. ¿Alguna vez le pegó a un hombre?

–No, nunca le pegué a ningún hombre ni tuve la necesidad de pegarle. Además, no tengo la fuerza suficiente para pegar y terminaría perdiendo (risas).

7. A través de lo vivido, ¿todo amor que pasa deja un gran dolor?

–Para mí, no. En estas cosas tienen mucho que ver la edad, la experiencia. Quizás esta pregunta habría tenido otra respuesta si me la hubieran hecho hace diez años. Hoy no.

8. Usted, a la que siempre se la ve elegante, ¿está pendiente de la moda?

–Sí, me gusta estar a la moda. Pero además, como uso mucho mi imagen, necesito estar actualizada. No es una obsesión, pero me interesa estar a la moda en el vestuario.

9. ¿Qué ingredientes tiene que tener el hombre perfecto?

–No existe el hombre perfecto. Pero para mí lo fundamental es que tenga mucho humor, que sea cariñoso y, si se puede, que sepa cocinar (risas).

10. Como mujer, ¿qué sueños le faltan cumplir?

–Un montón: ser mamá es uno de ellos, y después los sueños laborales, porque tengo varios proyectos que espero se me cumplan.

11. ¿Cómo se definiría anímicamente?

–Me defino como una mujer alegre. No voy por la vida como que todo está perfecto, pero la transito con alegría.

12. Para usted, ¿vivir en la Argentina es el Infierno, el Purgatorio o el Paraíso?

– El Paraíso, sí, para mí es eso. Y lo digo con el conocimiento de haber visitado muchos países. El nuestro es un país maravilloso.

13. El sexo es…

–…un momento de intimidad, un inigualable momento de conexión con la persona que uno ama. Es el máximo placer, donde las palabras casi no hacen falta. Y eso está bueno.

14. ¿Cuál considera que es el nivel de nuestra actual televisión?

–A mí me gusta la tele de nuestro país. Tiene de todo, mucha variedad. Uno tiene las posibilidades de ver lo que quiera, y a cualquier hora. Un nivel excelente.

15. ¿Qué beneficios le trajo la popularidad?

– Recibir en todos lados el afecto de la gente, que uno genera a través de lo que refleja la pantalla. Y los canjes de ropa (risas).

16. ¿Cuando usted era niña, había algún famoso viviendo cerca de su casa?

–Sí, Arnaldo André, el hombre de las cachetadas a la Kuliok, estaba en mi barrio. Pero al que tenía enfrente del balcón del departamento de mi familia era uno de los actores más grosos de la historia de nuestro espectáculo: Alfredo Alcón.

17. Respecto de la Justicia, ¿qué le reclama?

–Le reclamo eso: justicia. La Justicia que hay evidentemente no alcanza. Y, además, es muy lenta.

18. ¿Qué corregiría de usted?

–La puntualidad. Me cuesta llegar a horario a las citas, aunque en el caso de esta entrevista pueden decir que estuve muy puntual. ¿O no fue así?

19. ¿Hace las cosas por necesidad, por placer o por dinero?

–Más allá del dinero, lo hago por placer, me encanta lo que hago. Está muy bueno trabajar de lo que se hace con gusto.

20. ¿Qué otros trabajos hizo en su vida?

–A los 19 años fui recepcionista en un spa, más precisamente en un centro de estética. Después me conecté con el teatro y, más tarde, con la conducción de programas en la tele. Y desde ese momento no me desconecté nunca más.

21. ¿Qué es lo mejor que tiene su profesión?

–Es una respuesta obvia, pero lo mejor es disfrutar de lo que hago, porque si no es imposible caretear ante la gente. La televisión deja todo en evidencia.

22. Del 1 al 10, ¿qué puntaje le daría como bailarina a Gladys la Bomba Tucumana?

–Como bailarina, un 3… o un 4. Tal vez esto lo tome pésimo, pero no me importa. No tenemos buena relación.

23. ¿Por qué piensa que los buenos momentos duran tan poco y los malos parecen eternos?

–Los malos momentos, de alguna manera, todos los pasamos, pero que duren mucho o poco depende de cada uno. Si uno quiere quedarse en el lugar de víctima es una cosa. Pero si uno quiere avanzar en la vida, no está bueno quedarse más de lo debido con el pensamiento en los malos momentos.

24. ¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de su niñez?

–Mis nochebuenas y navidades en familia. Inolvidable es cuando alguien llegaba disfrazado de Papá Noel, y yo no me daba cuenta y dejaba los regalitos al lado de un enorme árbol de Navidad que teníamos. Yo estaba con mis abuelos, con toda la familia. Esos momentos son entrañables para mí.

25. En su adolescencia, ¿quiénes eran sus ídolos artísticos?

–A mis quince años yo escuchaba a Los Fabulosos Cadillacs, Los Pericos, a Ricky Martin, que recién había dejado a Menudo. Los tenía a todos en casetes. Esos eran mis ídolos. Y también los Pimpinela, a los que con mi hermana, imitábamos en las reuniones familiares. Yo hacía de Lucía. Muchos años después, cuando conocí a Lucía, se lo comenté y nos reímos mucho.

26. Por lo general, ¿usted es una de las primeras en salir a bailar en las fiestas de cumpleaños o casamientos?

–No. Soy de las que se quedan sentadas. No soy muy de participar en los eventos, no soy de llamar la atención. Pero si tengo que bailar, bailo sin problemas ni vergüenza.

27. En su consideración, ¿quién es la gran diva de la televisión argentina?

–Mirtha Legrand. Me invitó a su mesa un montón de veces. Un encanto de persona. Para mí es la gran diva, sin dudas.

28. Del paso del tiempo, ¿qué le preocupa?

–Me preocupa que me llegara a faltar tiempo para hacer todo lo que quiero hacer. El tiempo que me toque vivir no quiero perderlo.

29. ¿Cuáles son las prioridades que deberían tener nuestros políticos?

–La educación, la inseguridad y esa prioridad tan necesaria de ponerse, de una vez por todas, del lado de la gente. Tal vez no lo hagan porque son políticos.

30. ¿Su experiencia profesional le proporcionó más sabiduría o mayores responsabilidades?

–La palabra sabiduría me da como muy de elite, muy de enciclopedia. Diría que mi experiencia profesional me dio más conocimiento. Yo comencé en un palo en donde no me conocía nadie, y necesité aprender y también respetar. Por eso me aceptaron bien, y por eso me dejaron crecer.

31. ¿El amor mueve al mundo o sólo lo balancea?

–Creo que si las cosas no se hacen con amor no llegan a nada. En teoría sabemos que el amor nos va a salvar, pero también vemos que para las cuestiones del manejo del mundo no se habla de amor y sí se habla de poder.

32. ¿Con qué mínimos ingredientes logra tener un buen día?

–No hago ese tipo de balances o cuestiones. Voy viviendo el día de la mejor manera posible. Para mí la clave es no estar acelerada. Y para eso necesito dormir bien y hacer las cosas con tiempo. Con eso tengo todo favorable para tener un buen día.

33. ¿Cuántos tatuajes tiene en el cuerpo?

–No tengo ninguno. Se me ocurrió hacerme uno en la muñeca, pero después quedó en la nada. Pero no tengo inconvenientes en hacerme uno en cualquier momento.

34. ¿Le pusieron muchos límites en su vida?

–Algunos. Mis viejos me rompían bastante, más a mí como hermana mayor que soy. Pero cuando tenía diecinueve años no eran los diecinueve de ahora. Me tenían cortita y nada de hablar de sexo. Era otra época, hoy es todo muy diferente.

35. ¿Qué sentimiento le despierta la gestión del papa Francisco?

–Un poco de todo. Yo lo banco a Francisco, pero no en todo lo que hace, como en ciertas miradas políticas que asume.

36. ¿Cómo se conduce en las situaciones conflictivas?

–Las resuelvo de una manera muy mental. No soy leche hervida. Soy muy práctica para resolver ese tipo de situaciones.

37. ¿Una palabra vale más que mil firmas?

–Para mí, sí. Yo me crié con esa manera de respetar lo que se acuerda de palabra. Se puede y deben firmarse muchas cosas, pero para mi manera de ser, la palabra es algo fundamental.

38. ¿Es de pedir permiso o de arremeter?

–Soy de arremeter. Si estoy segura de algo, voy con todo, arremeto. Voy al frente.

39. ¿Qué le dice la gente por la calle cuando la reconoce?

– “¡Marce!”, “Rubia”, “¡Aguante Pasión!”, “¡Aguante la cumbia!”. Todos muy lindos mensajes.

40. En lo sexual, ¿tiene más realidades o más fantasías?

–Más fantasías…

41. ¿Para ayudar al éxito es imprescindible ser una provocadora?

–Para mí, no. El éxito está acompañado de otras cosas, sin que se tenga la necesidad de la provocación.

42. ¿Le da miedo salir de noche?

–No. Una puede tener más cuidados en la calle, en las salidas nocturnas, pero sin que ello se convierta en una obsesión. Si uno entra en esa locura persecutoria no podría vivir.

43. ¿Qué don le gustaría tener?

–El de Mary Poppins, cuando en la película hacía un chasquido con los dedos y ponía en orden toda la casa. Hacer ese chasquido y que al segundo tu casa esté toda prolija por ese don es el sueño de toda mi vida. Siempre quise ser Mary Poppins.

44. De vender su cuerpo, ¿por qué órgano cree que sacaría la mejor tajada?

–¡Qué pregunta! Podría ser por mis ojos, medio grisáceos, medio verdes, algo así…

45. ¿Qué hiere su ego?

–El saber que me están mintiendo. A veces me doy cuenta enseguida.

46. ¿Le avergüenza pedir perdón?

–No, para nada. Pero tengo que estar muy segura de mi equivocación para pedirlo.

47. ¿Con cuántas copas de alcohol se emborracha?

–No soy de emborracharme, sólo tomo una copita de vino en las comidas. Pero sí recuerdo que me emborraché hace dos años, cuando cumplí los 40. Fue una fiesta divina. Tomé toda la noche caipiriñas de maracuyá. Así quedé.

48. ¿Quién es Marcela Baños?

–Definir yo quién soy es muy difícil. Esa pregunta deberían responderla las personas que me conocen. Me sentiría muy soberbia si la contesto yo.

49. ¿De qué se arrepiente?

–Me arrepiento si alguna vez dije cosas con las que molesté a alguien. Por eso aprovecho esta pregunta de la nota para pedirle perdón a alguna persona que se haya sentido herida por lo que pude haber dicho y no llegué a enterarme.

50. Un pequeño secreto para ser feliz.

–Creo que la felicidad no es eterna, son sólo momentos. La felicidad hay que buscarla todos los días haciendo cosas que a uno le hagan bien. Tener buena actitud es como mi lema de vida.

Fuente: http://www.paparazzi.com.ar/teve/marcela-banos-durisima-con-gladys-la-bomba-tucumana/14023.html