Grandes fiestas y contactos políticos: así es la vida de quien le modificaba la Toyota Hilux a Máximo Abraham

Lunes, 19 de Febrero de 2018 10:49

ALLANAMIENTOS. Correa dijo que le vendió la camioneta al joven que permanece en condición de prófugo.



La posibilidad de que sea melliza la camioneta Toyota Hilux que manejaba Máximo Abraham (21), principal sospechoso del doble homicidio de los policías Cristian Peralta y Sergio Páez González, compromete a Darío Rubén Correa (40).

Se trata del hombre que le vendió el rodado al joven que permanece en condición de prófugo de la Justicia. Y es quien tenía previsto revenderla a otra persona y fue en su casa del barrio Roca de Aguilares donde encontraron el vehículo después de días de intensa búsqueda.

La Policía admitió que venía investigando al rodado hasta que se desencadenó el crimen.
La camioneta ahora es sometida a distintas pericias con el fin de verificar la existencia de algún elemento que robustezca los indicios que apuntan a Abraham como presunto autor del crimen de los policías.

La Toyota fue secuestrada por los uniformados en la casa que tiene Correa en el barrio Roca de Aguilares. Ahí la dejó Máximo a las 10.45 del martes, seis horas después de ocurridos los homicidios en el Parque de 9 de Julio de la capital.

“Me la trajo para que la acondicionara y después sea vendida. Es lo que ya habíamos conversado tiempo atrás”, comentó Correa.

El vendedor de rodados, quien acusa un problema de obesidad mórbida, dijo estar tranquilo porque la camioneta tiene las documentaciones pertinentes y a la patente la sacó ese martes para cambiar el paragolpes. También, según comentó, tenía previsto lustrar el vehículo y eliminar un ruido en una de las ruedas delanteras producido por el desgaste de las pastillas de freno. Ahora deberá esperar si se la devuelven para cumplir con su plan comercial.


Situación judicial

Sin embargo, Correa podría ser aprehendido de determinarse que el vehículo es mellizo. Tampoco se analizó aún si encubrió al sospechoso (prefirieron por ahora dedicarse a sumar pruebas en contra de Abraham).

También aún debe dar explicaciones sobre el auto Audi y una moto que encontraron en su casa y que tenían pedido de secuestro por haber sido robados.

No lo detuvieron por su estado de salud. No existe en la provincia un lugar para encerrar a una persona que pesa unos 200 kilos.

Grandes fiestas

Correa es muy conocido en Aguilares y otras comunidades del sur tucumano por su labor comercial y además por los grandes festejos que organiza cada vez que celebra su cumpleaños.

Aunque su inmueble en el barrio Roca se exhibe modesto, los vecinos aseguraron que en cambio son ostentosas las fiestas que organiza cuando celebra el día de su nacimiento. Los que lo conocen dicen que es un hombre tranquilo que apenas si se puede mover. Gran parte del día se la pasa sentado en una silla recibiendo llamadas en su celular y dando indicaciones a otros con el mismo aparato.

“Cerca casi toda una cuadra del barrio para el festejo. De éste participa la gente del lugar e invitados de diferentes partes”, comentó un lugareño que no quiso identificarse por temor a represalias. Son infaltables gitanos de distintas comunidades de la provincia, con los cuales mantiene vínculos comerciales. En esos encuentros, según testigos, se suele ver a políticos de Aguilares y de distintos sectores de la provincia.

El propio Correa dice mantener amistad con los mellizos José y Enrique Orellana, los caudillos políticos de Famaillá y del sector oeste de la provincia. “Aquí hago como intermediario entre la gente y ellos que siempre están atentos para responder a distintas necesidades”, dijo Correa.

No es la primera vez que la familia Orellana aparece mencionada por este caso. El viernes trascendió que Abraham aparecería en el listado de empleados legislativos de Sandra Mendoza, la esposa de Enrique. En una nota publicada el sábado, la legisladora desmintió categóricamente esa versión.

Realizar grandes festejos para fechas importantes es una costumbre de los Orellana y de sus allegados. Por ejemplo, en 2006, Miguel Ángel “Piki” Orellana, hermano de los mellizos, realizó una fiesta en el penal de Villa Urquiza para celebrar sus 33 años de vida.

Estaba en la cárcel esperando ser enjuiciado por el crimen de Adrián Mansilla. Dos años después sería condenado a cadena perpetua por ese hecho, pena que aún está cumpliendo.

Correa celebró sus cuarenta años el 25 de noviembre. Las personas que asistieron afirmaron que fue inolvidable. Se cortó el tráfico vehicular, se instalaron largas mesas y se montó un escenario que fue pisado por Los Tekis y otros grupos bailanteros. “Hubo asado de carne vacuna, de pollo, empanadas, varietales de los buenos y gaseosas. Todo hubo de más y la fiesta se extendió hasta el amanecer”, aseguró el informante.



Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/761770/actualidad/correa-se-complicaria-si-camioneta-resulta-melliza.html