Jaldo

Ni Roque, ni Sarita: Manzur y Jaldo le barrieron los candidatos a Alperovich

Domingo, 25 de Junio de 2017 15:10

Roque Alvarez en la casa de Alperovich.



Por Tomás Luciani
CONTEXTO


"Yo no tengo nada que ver con esos candidatos que me dicen ustedes. Esa es la lista de Jaldo", dijo enojado José Alperovich hace dos semanas, cuando el gobernador Juan Manzur le leyó los nombres de los posibles postulantes a diputados nacionales.


Alperovich se fue maldiciendo de la Casa de Gobierno.

Y este sábado se terminó de confirmar que los dueños de las decisiones trascendentales en el peronismo tucumano son Manzur y el vice Osvaldo Jaldo.


Alperovich no se animó a jugar para revalidar títulos e intentar oponerse a la reelección de Manzur en 2019.

En su inocultable retroceso político, tampoco tuvo fuerza para ubicar a alguno de los suyos. P
rimero pretendió postular a su hija Sarita. El rechazo fue contundente. Luego intentó con su cuñada favorita Silvia Rojkés, autora de la debacle educativa de Tucumán. Una vez más lo sacaron "carpiendo".

Finalmente, quiso introducir en la lista a Roque Alvarez.
Hasta se hizo una foto de campaña. Nuevamente el gobernador y el vice le dijeron que no sería posible.

Una etapa de cambio se abrió en el PJ tucumano y pronto habrá más novedades. La conducción del Estado y la orientación del partido siempre tienen que coincidir. El jefe es el que maneja la lapicera.

Mientras Alperovich cada día sufre más la abstinencia de poder, reparte destornilladores a los pobres y se desvive por colarse en todas las fotos, las resoluciones importantes están en manos de Manzur y Jaldo.

Ellos dos serán los responsables excluyentes de la elección que viene.

Si ganan en octubre, la fórmula Manzur-Jaldo se repetirá en 2019.


Si pierden frente a José Cano, Cambiemos se pondrá a un paso de la Gobernación.