Impresion de prueba

Tucumanos temen a la endoscopía por la muerte de Débora Pérez Volpin

Jueves, 07 de Febrero de 2019 13:40

Los médicos afirman que los pacientes muestran inseguridades, pero descartaron los peligros.



La endoscopía es un estudio de rutina, que se les indica a muchas personas debido a su efectividad. Pero a un año de la muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, las dudas de los pacientes a la hora de realizarse este exámen se multiplicaron, según afirman los especialistas tucumanos.

Daniel Lombardo, jefe del servicio de Gastroenterología del hospital Padilla, recordó que la primera endoscopía en la provincia se realizó en 1969. El médico, que asumió su cargo actual en 1992, comentó que desde ese momento hasta la actualidad no conoció ningún caso sobre muertes provocadas por este estudio en Tucumán.

“No entiendo qué pasó con Pérez Volpin. Un endoscopio difícilmente logre perforar a alguien”, opinó Lombardo acerca del caso que conmocionó a los argentinos.

El jefe de Gastroenterología describió a las endoscopías cómo un estudio “rápido, seguro y eficaz”. Pero a pesar de eso afirmó que , luego de lo que le pasó a la periodista, tiene que luchar a diario con el temor de la gente.

El profesional explicó que si una persona se resiste a realizarse el estudio por miedo, no se le podrá detectar lo que tiene y esto le causará problemas a lo largo del tiempo aumentando el nivel de daño.

Habitualmente, cuando se difunden noticias sobre la salud de personajes con alto conocimiento social, crecen las consultas o las dudas de los pacientes en las semanas siguientes pero, de a poco, todo se normaliza.

Lo que le sucedió a Pérez Volpin generó aún más impacto porque las personas comenzaron a asociar un estudio habitual, considerado sencillo y seguro hasta ese momento, con la muerte inesperada de una persona saludable.


El gastroenterólogo Guillermo Salazar, coincide con Lombardo: “hacen más preguntas a raíz de los hechos ya conocidos por todos. Resulta algo lógico, y está bien que sea así”.

Salazar aconsejó tener en claro las indicaciones sobre el procedimiento, en qué consiste y las posibles complicaciones. “La relación médico-paciente cambió y es más horizontal. Es necesario que la persona despeje todas sus dudas antes de la intervención”, agregó.

“Por este episodio se bombardeó a la población con información sobre en qué consiste la endoscopía, algunas equivocadas, que generan confusión”, agregó el gastroenterólogo, quien consideró que los medios deberían hacer hincapié en los beneficios de este estudio.

En Buenos Aires, de acuerdo con un relevamiento de la Comisión Directiva de Endoscopistas Digestivos (Endiba), la realización de este estudio para la detección y el tratamiento de enfermedades del tracto digestivo se redujo entre un 20% y 50% en los hospitales y los centros privados.

Los expertos opinaron que en Tucumán no fue notorio el ausentismo de los pacientes ni la disminución de las endoscopías. “Creo que se redujo el número de procedimiento en general. La situación con la endoscopía creo que es multifactorial desde el miedo de los pacientes hasta la situación actual del país”, explicó el doctor Salazar.

En febrero del año pasado, cuando se conoció la muerte de Pérez Volpin, en el Instituto de Gastroenterología y en el Sanatorio 9 de Julio hubo una disminución del tratamiento del 20% aproximadamente, según Adrián Alonso, gastroenterólogo especialista en endoscopías.


Sin embargo, coincidió con el resto de los médicos consultados en que las personas tienen miedo a hacerse el estudio. “Su principal temor es por la anestesia. La realidad es que es muy superficial y no provoca ninguna reacción alérgica”, aclaró, y agregó que una endoscopía diagnóstica dura tan solo 10 minutos.

Por otro lado, Alonso habló sobre los riesgos del estudio y aseguró que son bajos: “hay más riesgos cuando cruzamos la calle que haciéndonos una endoscopía”.

La directora del Hospital Padilla, Olga Fernández, también se refirió al tema y aclaró que las endoscopías no disminuyeron allí y que tampoco hubo inconvenientes en ellas. “En el Hospital se realizan todos los controles previos para evitar complicaciones”, comentó.


En cuanto a las preguntas que realizan las personas en la consulta previa a realizarse el estudio, Fernández afirmó que algunos pacientes incrementaron sus dudas pero finalmente acceden al estudio sin problemas.

Como recomendación, la directora del hospital recalcó que  “es importante la confianza de los pacientes en los profesionales y en la institución”.

Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/797292/actualidad/dudas-temores-sobre-endoscopias-entre-tucumanos.html