Impresion de prueba

Atlético eliminó a River

Miércoles, 15 de Mayo de 2019 08:24

El “Millonario” ganó 4-1, pero no pudo remontar el 3 a 0 sufrido en Tucumán.



River venció 4-1 a a Atlético Tucumán en en partido de vuelta por los cuartos de final de la Copa de la Superliga, pero fueron los decanos los que festejaron con el global (4-4), clasificando a la semifinal por gol de visitante. En el José Fierro, el decano se había impuesto 3-0 y el equipo de Zielinski supo mantener la ventaja en el Monumental de la ciudad de Buenos Aires.

El Partido:

El "Millonario" saltó al campo de juego del Monumental con el empuje que exigía el desafío. Con los laterales lanzados en territorio visitante, mucha movilidad en Suárez y De la Cruz, y el balón por el piso, aprisionó a Atlético contra su área y generó peligro en continuado. Hasta que a los 16 minutos llegó el 1-0, una verdadera perla. El ex Belgrano filtró un pase excelso para Mayada, quien cedió para Nacho Fernández. Y el mediocampista definió de taco para disparar las ilusiones de los hinchas.







Excepto en un tiro libre que "robó" Leandro Díaz, al conjunto tucumano le costó bajarle el ritmo a un River que continuó ejerciendo una presión de alta intensidad y provocando situaciones de gol. Lucchetti respondió ante un buen remate de Fernández y luego sacó un centro venenoso de Palacios (que tuvo un cabezazo en el palo). A Pratto le faltaron centímetros para anotar el 2-0 y el árbitro Ariel Penel omitió un claro penal por mano de Abero.

Atlético tuvo el empate en el mano a mano que Armani le tapó a Barbona. Y River no perdonó. A los 41 minutos, el "Oso" Pratto definió por abajo del cuerpo del arquero y puso el 2-0 que dejó al "Millonario" a un grito de igualar la serie. Tal fue la exhibición de River, que el equipo se fue ovacionado al entretiempo.





Sin embargo, a partir de una pelota parada, el elenco de Zielinski encontró alivio. Leandro Díaz peinó un córner en el primer palo, Pinola perdió a Javier Toledo y el goleador tocoó al gol: 2-1, y River quedó obligado a ganar por cuatro goles de diferencia para avanzar. Casi inmediatamente, Matías Suárez conectó en el área, puso el 3-1 y le devolvió la emoción al encuentro.



El partido tomó un tinte dramático: con cinco defensores y dos volantes, Atlético buscó blindarse y dejó tres hombres arriba para la contra. River continuó con el asedio, Lucchetti sacó un cabezazo a quemarropa y Borré hizo temblar el travesaño. A los 40 minutos, de cabeza, Lucas Pratto anotó el 4-1 y dejó a River en las puertas de la hazaña.