La larga lista de cosas raras por las que se decidió la purga en la ex Brigada

Domingo, 19 de Mayo de 2019 07:37





El caso del detenido que habría  robado la casa de un country

En septiembre de 2012, Julia Paz dejó su casa del country del Jockey y al regresar descubrió que desconocidos habían ingresado al domicilio para llevarse una importante suma de dinero en efectivo y otros objetos. Después de una larga investigación, en 2013 se descubrió que Manuel Alfredo Maltez podría haber sido el autor del robo.

Sin embargo, el sospechoso, en la fecha que se produjo el hecho, se encontraba detenido en la Alcaldía de la ex Brigada.

La fiscal Adriana Giannoni sospechó entonces que el acusado había sido liberado por unas horas para que cometiera el delito. Imputó a cinco efectivos (un comisario y cuatro agentes) que aún esperan ser enjuiciados por el hecho.

El jefe de una división, tras las rejas por un extraño hecho

En octubre de 2016 el entonces fiscal Washington Navarro Dávila ordenó la detención del comisario Cándido Galván, del subcomisario Daniel Luna y del oficial Carlos Sebastián Molina, cuando ocupaban los principales cargos en la división Sustracción de Automotores de la ex Brigada de Investigaciones.

El último de los mencionados fue arrestado en marzo en Termas de Río Hondo: estaba acusado de haber participado en el asalto de la sucursal de EDET de Juan Bautista Alberdi.

Molina, en 2017, quedó involucrado en el crimen de Roberto Zelarayán, un joven que murió en un enfrentamiento que habrían protagonizado miembros de los clanes Acevedo y Toro a la salida de un boliche ubicado en la zona del ex Abasto. Los tres investigadores implicados fueron trasladados.

El mes en que tres fiscales fueron escrachados

En abril de 2016, después de que la Justicia no pudiera avanzar en la investigación en contra de una banda que se habría dedicado al robo con inhibidores de alarma, los fiscales Adriana Reynoso Cuello, que había investigado ese caso, Giannoni (que manejó el expediente del robo del country) y Navarro Dávila (dirigió la pesquisa en contra del personal que no había actuado correctamente), fueron escrachados en las redes sociales con audios y videos similares a los que se difundieron en los últimos días.


Se inició una investigación sobre el hecho, pero nunca se llegó a descubrir quién o quiénes fueron los autores.


La supuesta narco que denunció un intento de soborno

“La Gorda Noelia”, acusada de comercializar drogas en el barrio Juan XXIII (“La Bombilla”), cumplía arresto domiciliario cuando fue aprehendida por personal de la división Delitos contra la Propiedad, en septiembre de 2017.

Según la información policial, un equipo de esa unidad sorprendió a la mujer tratando de esconder un bolso con droga. La trasladaron hasta la sede de la ex Brigada porque los vecinos intentaron evitar que requisaran el elemento, tarea que sí pudieron realizar en Junín al 800.

Allí descubrieron que tenía 550 gramos de marihuana, 364 gramos de cocaína, 262 gramos de pasta base y 15 “blisters” de dipirona.

Sin embargo, un año después, trascendió que la mujer había declarado ante el juez Daniel Bejas que los policías se presentaron en su casa para pedirle un soborno de $ 500.000 para que no le iniciaran una causa. Y como ella se había negado, la detuvieron. El caso aún no se terminó de resolver.

Se fugó porque los guardias decidieron salvarle la vida

En septiembre de 2017, José Alejandro Rodríguez, acusado de haber cometido varias estafas, se fugó misteriosamente de la ex Brigada.

El fiscal Diego López Ávila descubrió que el procesado fue trasladado en un móvil de la división por distintos puntos de la ciudad en los que residían los allegados del evadido.

El imputado, que debía ser trasladado a San Juan para responder acusaciones en su contra, fue recapturado un mes después.

Cuando debió declarar en la Justicia, trató de defender a los acusados diciendo que él había sido amenazado de muerte y que los carceleros, para protegerlo, le abrieron la puerta para que se fuera. El personal policial espera ser enjuiciado por este caso.

En los celulares encontraron graves acusaciones

La fiscal Giannoni pidió que se realizara un allanamiento en los calabozos de la ex Brigada al sospechar que los que allí se encontraban detenidos tenían celulares en su poder.

No sólo se confirmó la versión sino que, además, al analizar los aparatos decomisados se descubrió que los detenidos podrían haber pagado sobornos para no ser trasladados al penal de Villa Urquiza; y para recibir protección especial.

Hasta sospechó que uno de los que se encontraba alojado allí podría haber realizado transacciones de droga. Al no tener competencia, le remitió el expediente a la fiscal Mariana Rivadeneira para que lo analizara.



El imputado que reconoció un faltante en el botín

El mes pasado, la versión que contó el acusado de haber cometido un millonario asalto a una concesionaria de motos en pleno centro sorprendió a todos los empleados de la fiscalía especializada en robo, que conduce el fiscal López Ávila.

Al mostrarle al imputado el dinero que había secuestrado personal de Delitos contra la Propiedad de la casa donde fue detenido, el acusado dijo que en realidad habría tenido más dólares.

Sus familiares, siempre según trascendió, dijeron que hombres de esa unidad se habrían presentado en más de una oportunidad durante la madrugada para realizar informes socioambientales. Ambas denuncias están siendo investigadas por la Justicia.

El polémico audio que acrecentó aún más el escándalo

El miércoles se viralizó un audio donde se pudo escuchar que un joven, que sería integrante de una banda que se dedicaría al robo con inhibidores de alarmas, que supuestamente acordaba el pago de un soborno de $ 100.000 para que personal de la división de Delitos contra la Propiedad no detuviera a dos miembros del grupo y no le secuestrara varios vehículos.

En la conversación también se escucha los cuestionamientos del sospechoso contra el investigador porque no habría respetado un acuerdo previo. Por este caso, fue puesto a disponibilidad Gabriel Chaparro y están siendo investigados los comisarios Walter Gamboa y Ángel Álvarez, que fueron apartados de esa unidad por las nuevas autoridades de la ex Brigada.
 

Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/806872/actualidad/algunos-hechos-ocurridos-ex-brigada.html