Aberración: genios del Plan Belgrano cavaron en los pilares del VIADUCTO “EL SALADILLO”, monumento histórico

Viernes, 08 de Noviembre de 2019 16:41

Un monumento nacional en peligro



Carta publicada por el sitio Crónica Ferroviaria:

En el Ramal C de la Línea Belgrano Km. 822 se encuentra el túnel y viaducto "El Saladillo", una obra de la ingeniería ferroviaria única en esta parte del mundo y que se encuentra a sólo 27 kilómetros de la capital tucumana en la localidad de El Cadillal (Departamento de Tafí Viejo).

En esta obra (declarada Monumento Histórico Nacional en el año 2000 mediante Ley 25.270) hace tres meses la empresa Trenes Argentinos Cargas (Línea Belgrano) cometió la aberración de abrir con máquinas viales pesadas un camino, en las bases mismas de los pilares que son sostén del centenario puente ferroviario.

Los rimbombantes anuncios de inversiones del tan mentado y mentiroso "Plan Belgrano" no contemplaron el resguardo y conservación del puente, del túnel y su entorno, sino que por el contrario abrió un camino para acceder a la vía operativa y bajar la ladera de una cerro.

Nuestra sociedad acostumbra a destruir su pasado o deja que el tiempo y el abandono lo desgaste.

En esa situación se encuentra el viaducto "El Saladillo" (ubicado a tan sólo 4 kilómetros del Dique "El Cadillal"), que tiene 356 metros de largo por 27 metros de altura con 25 arcos. La imponente estructura, como hay muy pocas en el mundo, permaneció durante las últimas décadas prisionera del monte.

En 2009 una empresa privada firmó un convenio con el Ente de Turismo y la comuna de Los Nogales para ofrecer servicios a los viajeros interesados en el turismo aventura, en particular el rapel.

En el acuerdo se consignaba que el Ente aportaría el dinero, la empresa se ocuparía de ejecutar las obras y la comuna sería el contralor. Al comienzo se acondicionó el camino, se colocaron carteles, se desmalezó el área y se arreglaron los merenderos. En la actualidad se hacen tareas de desmalezamiento y recolección de residuos.

El delegado de la comuna de El Cadillal, de la cual también depende el viaducto, admitió en aquel entonces que tenía problemas para mantenerlo.

El viaducto fue inaugurado en el año 1884 y funcionó hasta 1927. Tanto concitaba la atención de turistas y comprovincianos, que llegó a instalarse en el lugar un pequeño hotel. Da la impresión que los tucumanos de aquel entonces tenían una visión de futuro que inexplicablemente se fue perdiendo con el paso del tiempo.

Si esta maravilla de ingeniería estuviese en otra provincia, posiblemente estaría dotada de infraestructura turística y sería un gran atractivo.

Nuestra provincia es una tierra privilegiada por la naturaleza y por el valioso patrimonio que aún le queda.

Sin embargo, a veces parece cierto que "Dios le da pan al que no tiene dientes", como reza el refrán. Otra más del Plan Belgrano.

Atentamente.

Segundo Giménez
segimenez@hotmail.com





Fuente: http://wwwcronicaferroviaria.blogspot.com/