Como ahora es más fácil cambiarse, los bancos se pelean para seducir a los jubilados (son más de 10 millones)

Viernes, 29 de Mayo de 2020 08:04

Como el Banco Central autorizó que los jubilados se cambien a cualquier banco, hay propuestas novedosas de distintas entidades financieras.



Hace dos semanas el Banco Central dispuso que los bancos estarán obligados a atender a jubilados y beneficiarios de prestaciones sociales.

Tras este anuncio, las entidades empezaron a armar estrategias para captar nuevos usuarios por esta vía.

Descuentos, promociones y entrega de efectivo son algunos de los anzuelos con los que los bancos buscan convencer a los jubilados de que se conviertan en sus clientes.

Cómo se cambia

La Anses habilitó una línea telefónica para que los jubilados puedan hacer el trámite de cambiarse de banco.

El primer paso es contar con la clave de seguridad social “nivel 3” que se obtiene en la línea 130 de Anses, de lunes a viernes de 7 a 20.

Quienes ya cuenten con esta clave podrán hacer la gestión directamente desde la web.

Un dia cruel para los jubilados

La decisión del Banco Central fue un coletazo del caos del viernes 3 de abril, cuando los bancos volvieron a abrir tras estar diez días cerrados para pagar las jubilaciones.

El amontonamiento de cerca de 1 millón de personas en medio de la cuarentena obligó al gobierno a rever los mecanismo de pago y a ampliar la cantidad de entidades en las que cobra la clase pasiva y el resto de los beneficiarios.

Se calcula que hay 10 millones de personas en este universo.

Hasta ese momento el pago de haberes estaba concentrado en un puñado de entidades.

Las que tienen mayor cantidad de clientes de la tercera edad son el Banco Nación, el Provincia, el Macro, el Supervielle y banco Piano.

Para descomprimir el pago y evitar que todos los jubilados se concentren en las mismas sucursales, el Central y la Anses abrieron el juego.

Ahora todos los bancos están obligados a aceptar a los beneficiarios que la Anses les envíe, pero también pueden disputarse entre sí a quienes ya están dentro del sistema financiero.

Esto también abarca a quienes cobran la Asignación Universal por Hijo (AUH), el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y otras prestaciones sociales.

“La actual Ley de Entidades Financieras estipula que los bancos deben responder a las peticiones del Poder Ejecutivo. De este modo, la Anses tendrá la potestad de definir en qué bancos y en qué sucursales cobrarán los beneficiarios de la seguridad social”, indicó el Central en un comunicado.

El BBVA fue uno de los primeros que salió a captar nuevos clientes.

Quienes se pasen a esta entidad antes del 30 de junio tendrán una cuenta crediticia 100% bonificada por 12 meses.

Los que opten por un "up grade" y adquieran Cuentas Full y Premium recibirán $ 3.000 y $ 5.000 pesos de "cashback", respectivamente, en su tarjeta de crédito.

El Santander lanzó Cuenta Mayor, una propuesta con beneficios exclusivos para los que acrediten sus jubilaciones.

Esta cuenta está totalmente bonificada  y los clientes tendrán atención preferencial en el Contact Center para que puedan hacer consultas y trámites con agilidad.

También contarán con un 25% de descuento en sus compras de farmacia y 15% de ahorro en seguros de automotores, vida o vivienda hasta diciembre de 2020.

Santander les ofrece además atención en más de 430 sucursales en todo el país con lector de huella biométrica, con 1.330 cajas disponibles, 2.637 cajeros automáticos y más de 10.000 puntos de atención Santander Express.

El Itaú lanzó un servicio de entrega de jubilaciones a domicilio.

"Es una propuesta única y sin ningún costo para los clientes y se suma a los beneficios ya implementados desde el inicio de la cuarentena: horarios de atención prioritarios, flexibilización en la actualización de la supervivencia para el cobro de haberes, extensión del vencimiento de claves, envío a domicilio de tarjetas de débito a quienes aún no contaban con el plástico, entre otras facilidades", señaló Guillermo Jejcic, director de Banca Minorista de Itaú Argentina.

Por su parte, el Supervielle desarrolló una app que permite extraer dinero en efectivo sin usar la tarjeta y dar fe de vida sin acercarse al banco.

El Provincia salió a jugar fuerte entre los beneficiarios que cobran el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Hasta el domingo les ofrece descuentos de hasta 20% en más de 400 locales.

El beneficio impactará a 700.000 personas que ya realizan el cobro del IFE por medio de la Cuenta DNI, y que obtendrán promociones al abonar a través de la app en supermercados. /Clarín