“¡Malditos cerdos demócratas!” Ataque de furia de mujer que se negó a usar barbijo en el súper

Domingo, 28 de Junio de 2020 18:34

Captura de video



Una mujer tuvo un ataque de furia y comenzó a los gritos cuando se encontraba en una tienda de Los Ángeles sin máscara facial y uno de los empleados le señaló que debía ponerse una.

Como ocurre en casos como estos alrededor del mundo, la señora fue filmada por un cliente de la tienda Trader Joe’s, ubicada en el valle de San Fernando. Pronto, sus malas maneras para dirigirse a empleados y clientes del lugar se volvieron virales.

En todo el territorio de California, desde el pasado 18 de junio es obligatorio utilizar barbijos o tapabocas en tiendas y otros lugares cerrados, como una manera de proteger a las personas de la pandemia de coronavirus. Incluso en la puerta de este mercado, un cartel indica claramente que para ingresar al mismo es necesario usarlo.

Pero no todos parecen entender -y mucho menos acatar- estas indicaciones, que tienen que ver con la salud pública. Fue el caso de esta mujer no identificada, que el viernes pasado por la tarde ingresó a ese lugar. Exactamente al contrario de lo especificado, la mujer, según los testigos, se quitó la máscara al entrar al mercado .

’La vi quitarse la máscara después de que entró en la tienda. Estaba en línea para la caja, y miraba a su alrededor de modo ostentoso", dijo John Conroy, uno de los clientes de la tienda al medio DailyMail.

El hombre señaló que la actitud de la mujer era provocadora y que actuaba como "desquiciada".

Cuando la mujer fue confrontada por otro cliente, explotó de rabia. "¡Malditos cerdos demócratas! -gritó después de revolear su canasto de compras-. Ustedes son ovejas".

Los gerentes del lugar se acercaron a la mujer y le pidieron varias veces que por favor abandonase la tienda. El actor D. Giles, también presente en el lugar, fue el que captó el momento de furia de la mujer y la subió a su cuenta de Twitter.

"Creo al 100% que ella fue allí únicamente para comenzar una confrontación -explicó Conroy-. Su cesto permaneció vacío, era muy obvia acerca de la forma en que intentaba que alguien le dijera algo. Tan pronto como alguien le dijo que se pusiera el barbijo, se enloqueció porque estaba ahí para eso".