El insólito drama de un camionero varado en la ruta en medio de las estrictas medidas de la cuarentena

Viernes, 03 de Julio de 2020 20:38

Se le rompió el vehículo, fue a buscar ayuda y ahora la Policía de Santiago del Estero no lo deja entrar a la provincia. El camión quedó varado y empezó a ser vandalizado.



Por las restricciones de la cuarentena, la policía de Santiago del Estero y el Comité de Crisis de la provincia no permitieron que el dueño de un camión averiado retire el vehículo –que está a la vera de la ruta– con un auxilio mecánico y tampoco dejaron que el chofer entrara a los pueblos cercanos a comprar comida.

La histórica arrancó el sábado pasado en el kilómetro 429 de la ruta N° 34. En el kilómetro 398 está el límite con la provincia de Santa Fe. Las autoridades del control entre ambas jurisdicciones no dejaron pasar el auxilio para reparar el camión y retirarlo, mientras su dueño denuncia que empezó a ser vandalizado.

Jonathan Precer, dueño del camión varado, que vive en Cululú, una comuna del departamento Las Colonias en la provincia de Santa Fe, contó en Radio Mitre lo sucedido. “El chofer venía desde Sachayoj (Santiago del Estero) con el camión cargado con maíz para el puerto (de Santa Fe). En el km 429 se le rompieron los bolilleros y cortó el palier (una falla en el eje de transmisión del camión). Por suerte alcanzó a dejar el camión en la banquina para no correr riesgo”.

Según su relato, el chofer pasó el sábado y el domingo a la vera de la ruta sin lograr que el auxilio mecánico llegue hasta el lugar. “El lunes me llamó porque ya no tenía comida y no lo dejaban ni siquiera entrar a los pueblos de por ahí para comprar comida. Le dije que volviera pero antes le pedí que guarde las baterías arriba de la cabina, por precaución”.

El chofer pudo poner a resguardo las baterías, pero no logró rescatar los dos auxilios que tiene el camión. Según relató Jonathan, un colega que pasó por el lugar le comentó que las dos cubiertas nuevas que estaban en el porta auxilio ya no estaban más. Se las habían robado.

Desesperado, Jonathan contactó a un mecánico y al días siguiente se fue en su auto particular hacia el lugar. “Yo recién pude viajar el martes porque no conseguía los repuestos. A las dos de la tarde llegamos con el mecánico al retén. Les presentamos las autorizaciones y les explicamos a qué veníamos. Nos hicieron esperar al costado de la ruta”, contó.

Mientras aguardaban la autorización del Comité de Crisis junto a otro medio centenar de autos, Jonathan y el mecánico veían como pasaban las horas. Se acercaba la noche y sabían que después de las 22 ya no podrían cruzar. Luego de esperar casi 8 horas, los llamaron para comunicarle que le habían denegado la autorización para recorrer los 25 kilómetros que separan el puesto de control del lugar donde quedó varado el camión.

Indignado, tomó su auto, recorrió unos doscientos kilómetro para intentar pasar por otro retén policial. Tampoco lo logró. Resignado, Jonathan regresó a su pueblo para intentar solucionar la situación. Mientras tanto, el camión aún sigue tirado a la vera de la ruta, con una carga que ronda los 400 mil pesos, sin las cubiertas de auxilio (cada una cuesta 20 mil pesos) y ahora sin combustible, porque también se lo robaron.

Casi una semana después de lo ocurrido, Jonathan le volvió a reclamar al Comité que conformó el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, que flexibilice la medida. “No pretendo entrar al pueblo, lo único que quiero es reparar el camión y traermelo para acá”, pidió.

Las medidas restrictivas que impuso Zamora en el ingreso a la provincia vienen generando problemas desde el inicio de la cuarentena. La semana pasada, camioneros varados prendieron fuego al costado de la ruta en protesta por las demoras en los controles. Aseguran que la fila de camiones supera los 20 kilómetros. /Infobae