Se entregaron los dos hermanos “justicieros” que mataron a un ladrón

Sábado, 11 de Julio de 2020 08:53

Los hermanos están detenidos



La Policía atrapó anoche a dos hermanos acusados de haber matado a un hombre que habría robado en la casa de un vecino.

Los hermanos Rivadeneira, de 18 y 21 años, fueron aprehendidos por el homicidio de un hombre conocido como "Guigui" de 38 años, en la noche del jueves.

Los hermanos, cercados por la policía, se presentaron en la Comisaría 3° en la noche de este viernes.

Los hermanos Rivadeneira mantenían un enfrentamiento de vieja data con Emilio Gerez, más conocido como "Guigui". La víctima se encontraba en calle Martín Berho al 800 cuando llegaron los acusados y comenzaron a discutir. En ese momento uno de los hermanos sacó un cuchillo y acabó con la vida de Gerez.

Personal de la Comisaría 10° trabajó en el lugar y logró identificar a los autores del hecho. Finalmente cercados por el personal de la División Homicidios que tomó intervención por orden de la Fiscalía de Homicidios de la I° Nominación, los hermanos se entregaron.

El jueves por la tarde al menos dos desconocidos ingresaron a una vivienda ubicada en el pasaje Juan Fanzolato al 900. Ataron y golpearon a un hombre de 65 años que vivía solo, para robarle. Luego huyeron del lugar con algunas pertenencias.

Los hermanos Rivadeneira, sin parentesco con la víctima del robo, fueron a buscar a los autores del hecho para hacer justicia por mano propia. Ubicaron a uno de los sospechosos y lo asesinaron de una puñalada en avenida Martín Berho al 800.

En esa vereda de Villa 9 de Julio quedó tendido Emilio Guillermo Gerez, de 38 años. Cuando llegaron los médicos para atenderlo, ya había fallecido. Los investigadores de la división Homicidios, al mando de los comisarios Diego Bernachi y Juana Estequiño, identificaron a los sospechosos y, cuando los fueron a buscar a sus domicilios, ya se habían escapado.

Mientras realizaban la pesquisa, en Homicidios se presentó un joven que habría participado en el robo con la víctima del crimen. Allí habría contado que los hermanos los atacaron y que él se salvó al poder escapar del lugar.

El cómplice terminó siendo en testigo clave del homicidio, pero la fiscalía especializada en Robos y Hurtos ordenó que no se lo detuviera por haber asaltado al hombre en su casa.