Qué le dijo la gobernadora al empresario que prohibió a los políticos ingresar a sus cafés

Miércoles, 05 de Agosto de 2020 10:20

José Sojo adjudicó la decisión al “hartazgo” ante la cuarentena.



El dueño de una de las cadenas de cafés de Bariloche anunció en las últimas horas que no permitirá el ingreso de políticos y funcionarios a sus establecimientos como una forma de que paguen a su manera los costos de la cuarentena que sigue en el país.

La gobernadora de Río Negro, al enterarse de la medida, decidió llamarlo por teléfono.

En Bariloche hay 343 casos activos. A pesar de que ha aumentado el número de contagios, en la ciudad turística se flexibilizaron algunas medidas.

Están abiertos los restaurantes y cafés bajo un estricto protocolo sanitario desde principios del mes pasado y horario restringido.

Frente a la “medida”, que el empresario cafetero José Sojo adjudicó al “hartazgo” de la cuarentena, la clase política tuvo una reacción dispar.

Algunos la objetaron, a otros no les importó y hubo quien incluso la apoyó, según se pudo confirmar  en una recorrida telefónica.

“(Habrá) restricción a la atención de políticos y funcionarios jerárquicos, en solidaridad con las pérdidas económicas generadas por el coronavirus”, informó Sojo.

El propietario solo admitirá a los políticos que donan el 25% de sus salario en el marco de la pandemia, advirtió el dueño de tres locales en la ciudad.

“Entendemos las medidas pero no puede ser tan fácil que solo pague un sector (…) los políticos deben compartir parte de este costo, son los únicos que no comparten el costo del coronavirus”, le dijo al Río Negro.

“Me han llamado muchos funcionarios pero no es algo personal con nadie, es una medida para decir que tienen que compartir parte del costo”, agregó.

“(Son) muchos meses luchando para tratar de mantener nuestros proyectos y los empleos de quienes nos acompañan en ellos. Hemos gastado ahorros, tomado créditos y peticionado constantemente, para tratar de sobrevivir hasta que este virus pase (los políticos) siguen percibiendo el 100% de sus ingresos, nos tratan como si fuéramos niños. Nos dejan discursos teóricos, retándonos por errores cometidos por toda la comunidad y amenazan a quienes necesitamos trabajar, dictando normas cada vez más complejas de comprender y cumplir”, sentenció.

Sojo decidió a prohibir a los políticos en sus locales después de una reciente y tensa conversación con el intendente, Gustavo Gennuso, referida a las limitaciones horarias en la ciudad, trascendió.

El intendente determinó que los comercios esenciales y no esenciales deben cerrar sus puertas a las 18.

Sojo recibió en las últimas horas el llamado telefónico de la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras.

De acuerdo a lo que le comentó el empresario a sus conocidos, la funcionaria le dijo que “comprendía” su situación en el contexto de una charla amable.

La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras.


El ex gobernador y actual senador Alberto Weretilneck, que ha sido visto en el Café Delirante de la calle Mitre de Bariloche, ofreció su parecer.

“Es su negocio por lo cual puede elegir qué clientes quiere en su comercio. Respeto su opinión”, indicó Weretilneck.

Más preocupado se mostró el diputado nacional por Juntos Somos Río Negro, Luis Di Giacomo.

“Es lógico que quién piensa que la razón de nuestros males es la cuarentena y no la pandemia, le eche la culpa a quienes deciden implementar la cuarentena que son los gobernantes”, dijo.

El jefe de Gabinete de la municipalidad de Bariloche, Marcos Barberis fue escueto.

“Nunca fui”, indicó.

Otros políticos provinciales del peronismo y de Juntos por el Cambio consultados optaron por no hacer declaraciones. /Clarín