Devastador relato de una madre: sabe que va a morir y tiene que despedirse de sus dos hijos

Miércoles, 12 de Agosto de 2020 00:50

Megan Scotcher transita sus últimos días de vida. Tiene 27 años.



Megan Scotcher transita sus últimos días de vida. A sus 27 años, a esta madre de dos hijos le diagnosticaron cáncer terminal luego de confirmar que sus órganos vitales no podrían resistir otra quimioterapia. Vive en el condado de Surrey, en Inglaterra.

Desde los 14 años Megan luchó contra el cáncer, que reapareció cuatro veces durante los últimos años, pero fue en julio pasado que recibió la noticia de que tenía siete tumores en los pulmones.

Los médicos la desahuciaron al advertirle que su cuerpo no resistiría una cirugía más, por lo que están tratando su cáncer como terminal. “Estoy esperando mi próxima cita médica para discutir eso. Estoy absolutamente devastada, más por mis hijos. Con el pequeño es más difícil porque realmente no entendería”, dijo Scotcher al diario Derby Telegraph.

Aunque no sabe cuánto tiempo le queda de vida, la mujer quiere crear lindos recuerdos con sus niños, porque va a ser muy duro para ellos perder a su madre.
“Estuvimos buscando cabañas bonitas y diferentes lugares donde los niños puedan ir con sus bicicletas. Crear algunos recuerdos realmente lindos con ellos", aseguró. 



Después de enterarse de las malas noticias, el padre de Megan realizó una colecta en internet para que la familia pueda pagar los últimos gastos de la mujer y permitir que pase tiempo de calidad con sus dos hijos.

"Es increíble, no puedo creer la generosidad de la gente, para ser honesta”, dijo Megan al recaudar 15 mil dólares en la página de GoFundMe.

A los 14 años, Scotcher fue diagnosticada con una forma de cáncer en los huesos denominado osteosarcoma. Durante unas vacaciones, la mujer se rompió una pierna, las radiografías no revelaron ninguna complicación. Sin embargo, meses después comenzó a perder peso sin motivo aparente y sentía mucho dolor al caminar. Allí fue cuando descubrieron un enorme tumor en su rodilla.

Desde entonces su salud se deterioró hasta el punto en el que los tratamientos médicos no le servirán para seguir con vida. /Clarín