Despedía en el cementerio a un amigo al que habían matado y le pegaron un tiro en la cabeza

Martes, 15 de Septiembre de 2020 09:28

En una feroz balacera que tuvo lugar en Rosario, un joven de 26 recibió un disparo en la cabeza. Podría tratarse de una pelea entre grupos que disputan territorio.



Un joven de 26 años fue gravemente herido de un disparo en la cabeza mientras aguardaba, en la puerta del cementerio, que terminara el sepelio de un amigo al que habían asesinado el viernes pasado.

El episodio ocurrió el mediodía del lunes, en la zona oeste de Rosario, Santa Fe. Una feroz balacera se produjo en el ingreso del cementerio “La Piedad”, cercano a las intersecciones de las avenidas 27 de Febrero y Provincias Unidas.

Leandro R., de 26 años, fue alcanzado por un disparo en la cabeza y fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, donde permanece internado en grave estado.

Un grupo de amigos y allegados de Iván Leguizamón, un joven de 24 años que el viernes fue asesinado en el barrio Santa Lucía, aguardaban en la puerta del cementerio que finalizara la ceremonia en la que fue despedido.

Adentro permanecían un grupo integrado por diez familiares, el máximo permitido para ingresar por las restricciones impuestas por la pandemia.

“Yo estaba adentro. No sé quién fue. Sólo escuché las detonaciones”, explicó a la prensa Francisco Leguizamón, padre de Iván.

La policía recogió en el lugar diez vainas servidas calibre 9 milímetros. Los impactos alcanzaron las paredes del cementerio y algunos vehículos estacionados en el lugar. Un vendedor de flores, que tiene su puesto sobre la calle, salvó su vida de milagro.

“Hubo un tiroteo con una gente que había entrado al cementerio. Se ve que estaban esperando a que salieran y cuando salieron empezaron a tirotear. Había un auto esperando ahí. Le pegaron a uno que salía del cementerio”, contó el comerciante a Canal 3.

“Los tiros fueron un montón. Yo estaba sentado ahí y me tiré cuerpo a tierra. Y ahí pasaron las balas. No había mucha gente. Sólo
los que habían venido al entierro. Hubo disparos de los dos lados”, detalló.




Aunque restan realizarse algunas pericias, los investigadores por el momento tienen indicios de que los disparos partieron desde el grupo que estaría enfrentado con los Leguizamón. No existió, de acuerdo al trabajo preliminar, una respuesta de quienes estaban en el ingreso del cementerio.

Leguizamón fue asesinado el viernes a la noche en la zona oeste de Rosario. Dos personas lo emboscaron cuando caminaba junto a dos amigos, que también fueron heridos por la balacera. El episodio ocurrió a metros de una precaria casilla donde funciona un búnker de venta de drogas.

Se cree que ese episodio y el ataque en la puerta del cementerio se inscriben en una disputa entre bandas por el manejo de territorio. El padre de Iván dijo que desconocía si su hijo tenía problemas con alguien.

El de Leguizamón fue uno de los seis crímenes ocurridos durante el fin d
e semana en Rosario. El último, tras un ataque ocurrido el sábado a la noche, se confirmó el lunes a la mañana con el fallecimiento de un joven de 18 años, atacado a balazos en la localidad de Pérez, al oeste del Gran Rosario.

En los primeros 14 días de septiembre son 15 los crímenes registrados. Ese número ya supera los asesinatos cometidos en agosto. En lo que va del año, y a pesar de largos períodos de restricciones para movilizarse a causa de la pandemia, son 144 los homicidios en el Departamento. /Clarín