Coronavirus: médicos piden no descuidar los controles cardiológicos por la pandemia

Viernes, 18 de Septiembre de 2020 11:31

El sedentarismo, el consumo de bebidas alcohólicas y los kilos acumulados en la cuarentena pueden potenciar los riesgos de enfermedades cardiovasculares.



Las situaciones de estrés psíquico o psicosocial que se viven en momentos particulares, como la actual pandemia de coronavirus, tienen un impacto sobre la salud del corazón y aumentan los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

“La restricción de la movilidad y de la actividad física de los primeros meses, sumado al sedentarismo obligado y al mayor consumo de bebidas alcohólicas y de alimentos puede potenciar los factores de riesgo y este tipo de enfermedades”
, explica el doctor Carlos Rodríguez Correa (M.N. 90.722), jefe del servicio de ecocardiografía del Centro Rossi.

No es para nada un tema menor: las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte en la Argentina. Por este motivo, el especialista resalta la importancia de no descuidar los controles cardiológicos, más allá de los habituales, en este momento en que la atención está focalizada en el Covid-19.

“La enfermedad coronaria causada por factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes, el colesterol elevado, el tabaquismo, el sedentarismo y la obesidad deben ser controlados, con el fin de reducir el impacto de esta enfermedad en cada persona y en la sociedad”, advierte Correa.

Este tipo de afecciones no se toman descanso por la cuarentena y seguirán teniendo incidencia en la salud de la población. “El coronavirus, sin dudas, replanteó mucho de lo que estamos viviendo habitualmente, pero no debemos olvidarnos de las patologías regulares que requieren control”, agrega.

Un pedido que se extiende a otras especialidades

La semana pasada, el doctor Alberto Lorenzatti, presidente de la Federación Argentina de Cardiología, contó que hay una “mayor cantidad de pacientes que mueren en los hospitales por infarto de miocardio en comparación con 2019”, una mortalidad que se mantiene elevada desde el inicio de la pandemia.

Esta consecuencia se da porque los pacientes llegan “con mucho retraso a la consulta”, en una problemática donde “la atención precoz salva vidas”. El temor a un posible contagio de Covid-19 en los centros de salud hace que se pasen por alto síntomas que pueden ser muy perjudiciales.

Lorenzatti explicó que es “miedo lógico”, pero aclaró que las situaciones de emergencia “no se pueden pasar por alto”. Por eso, también resaltó la importancia de hacer las consultas regulares.

“Ante un síntoma como dolor de pecho, desvanecimiento o falta de aire, no hay que dudar, hay que consultar. Los hospitales tienen separadas guardias febriles de no febriles. El paciente tiene que asistir con seguridad porque puede ser realmente una emergencia grave y tener consecuencias muy malas”, concluyó. /TN