Caso Dominé: “El Hijo de Zenón” recibió un BMW en su cumpleaños y dio tres nombres distintos de un policía al que acusó de querer coimearlo

Sábado, 19 de Septiembre de 2020 09:34

EL CRIMEN. La imagen muestra una escena del ataque, que terminó con la vida de Ana Dominé, captado por una cámara de seguridad.



Brian "El Hijo de Zenón" Leguizamón es el único de los cuatro sospechosos del crimen de Ana Dominé que quedó en condiciones de salir en libertad tras ser detenidos durante la semana que siguió al brutal crimen, ocurrido el sábado 12 de septiembre en la esquina de avenida Alem y Crisóstomo Alvarez.

El joven, que cumplió 18 años pocos días antes del asalto que terminó con la muerte de la comerciante, podrá dejar el lugar de detención una vez que aporte una caución de $ 1 millón y fije un domicilio actualizado.

Justamente su llegada a la mayoría de edad fue el punto saliente de su declaración indagatoria y está vinculada con el elevado monto que se fijó como fianza. La cifra surge del dato que dio cuando contó que le habían regalado sus padres.

Sucede que Brian describió a sus padres como vendedores ambulantes. El de puertas y ventanas y ella de ropa. Pese a esa precaria situación laboral, le obsequiaron un auto BMW modelo 2009 y la costosa fiesta que el joven trató de usar como coartada.

Segín dijo sus reiteradas visitas al negocio de la víctima pocos días antes del crimen se debió a que ahí adquirió la bebida que se consumió en la fiesta, que tuvo lugar en la calle Matheu al 1.700. Una de las compras fue de champaña, por un monto de entre $ 70 mil y $ 80 mil, detalló ante el juez Rafael Macoritto.

Las insistentes preguntas sobre la fiesta, que habría reunido a unas 60 personas en plena pandemia, molestaron al imputado, quien en todo momento insistió en que no hubo nada extraño. Pero cuando llegó al momento de describir el abrupto final de la reunión, cometió un desliz.

Según dijo la fiesta terminó cuando la Policía llegó para pedirles que respetaran la prohibición de realizar reuniones. Y agregó que el domingo por la noche uno de los uniformados se presentó en su casa para pedirle dinero, amenazando con abrirle una causa.

Indagado al respecto, porel juez, el fiscal Carlos Sale y el abogado querellante Patricio Char, intentó tres veces dar el apellido del policía, y en todas dio uno distinto. Su abogado Camilo Atim Andoni intervino asegurando que lo tenía escrito en un papel, pero la esquela nunca apareció.

Todos estos elementos sirvieron para que, finalmente, y pese a que en todo momento negó cualquier participación en el crimen de la señora Dominé, Brian quedara imputado en la causa.