Esperaron más de 17 años para ver tras las rejas al asesino de su hijo

Domingo, 18 de Octubre de 2020 04:36

DOLOR. Los padres de Oscar Miguel muestran una de las últimas fotos que le tomaron al joven antes de su brutal asesinato.



La justicia de Tucumán tardó más de 17 años en juzgar y condenar al autor de un crimen que, al final, recibió una pena similar al tiempo que esperó para ser llevado a juicio oral.

Se trata de Oscar Alberto Miguel, quien esta semana fue sentenciado a 18 años de prisión por el asesinato de José Rodolfo Acosta, perpetrado el 20 de julio de 2003 en Tafí Viejo.

El joven (tenía 22 años cuando se produjo el brutal crimen), fue hallado desfigurado a golpes en los predios del ex ferrocarril Belgrano, en la barriada conocida como Villa Obrera.

Pese a que los padres de Miguel están seguros que fueron varios los atacantes, Sólo Acosta fue acusado en un proceso que sufrió numerosas demoras a lo largo de los años.

La última fue en julio, cuando la audiencia virtual fue aplazada por problemas técnicos, en medio del temor de los deudos de la víctima, ante el inminente vencimiento de la prisión preventiva.

Finalmente el proceso pudo llevarse a cabo y los jueces Alicia Freidemberg, Eduardo Romero Lascano y Stella Maris Arce confirmaron la sentencia esta semana.

Claro que la ejecución de la pena deberá contemplar los años que Acosta pasó detenido en la Comisaría de Tafí Viejo, a la espera de un juicio que tardó más de 17 años.