Un policía salvó a un hombre que se atragantó con la cena

Miércoles, 21 de Octubre de 2020 19:01

Una ambulancia se hizo presente luego del incidente, para trasladar al hombre al hospital.



Una máxima popular reza que "no todos los héroes llevan capa". Y como si se tratara de una certificación de ello, un policía de la provincia de Misiones se encargó de dejar en claro que ese conocido refrán puede materializarse espontáneamente en ocasiones tan impensadas como inusuales.

En efecto, durante la noche de este lunes, un efectivo de la fuerza de seguridad misionera se convirtió en el paladín de un par de hombres que se encontraban en un auto frente a la Comisaría Primera, en la intersección de las calles Moritán y Juan B. Alberdi, en la ciudad de Posadas.

Cerca de las 22.30, un joven de 22 años ingresó al edificio policial reclamando por la ayuda de algún uniformado ya que la persona que lo acompañaba en el vehículo empezó a mostrar falta de aire y, en efecto, no podía respirar.

Ante la desesperación del joven que se apersonó en la dependencia, el cabo primero José Maciel -quien se encontraba de guardia- acudió hasta el sitio en donde estaba detenido el rodado para asistir al otro hombre que mostraba signos de insuficiencia respiratoria.

https://images.clarin.com/2020/10/21/la-comisaria-esta-ubicada-en___UnL0wdrhF_720x0__1.jpg
La comisaría está ubicada en Moritán y Juan B. Alberdi, en la ciudad de Posadas.

Según trascendió, el episodio se originó a raíz del atragantamiento cuando ambos cenaban.

"El efectivo auxilió a un joven de 26 años que no podía respirar debido a que se atragantó con un pedazo de comida. Se había atorado mientras comía"
, precisaron desde la Jefatura de Policía de Misiones.

Ante la desesperante situación, Maciel recurrió a la maniobra de Heimlich para que la persona que se encontraba atragantada pueda expulsar lo que le impedía respirar con naturalidad y, así, estabilizar su condición.


Tras la aplicación de la mencionada técnica de primeros auxilios que consiste en realizar una serie de compresiones abdominales justo bajo el diafragma, los conductos respiratorios fueron desobstruidos y el hombre se recuperó.

De todos modos, más allá de eso y meramente por precaución, el misionero que pasó momentos de sobresalto y desesperación fue trasladado en una ambulancia hasta el Hospital Escuela de Agudos Dr. Ramón Madariaga.

El episodio en cuestión ganó mucha relevancia en las redes sociales, desde donde muchos vecinos de la capital misionera expresaron sus reconocimientos y agradecimientos hacia el cabo primero Maciel, quien ratificó la máxima popular de que no todos los héroes llevan capa. /Clarín