La mamá de Abigail y la de su asesino tuvieron un fugaz cruce el día del crimen

Domingo, 25 de Octubre de 2020 06:03

COMISARIA 12. Así estaba la noche que murió Guaymás. El día que cometió el crimen ahí mismo se cruzaron su madre y la de su víctima.



Fue un cruce fugaz que duró apenas un par de minutos y que seguramente en ese momento, pasó desapercibido para ambas. Pero lo cierto es que la mamá de Abigail Riquel y la de su asesino, José Guaymás, dialogaron durante algunos minutos en la Comisaría 12, donde les tocó pasar una buena parte ese trágico Dïa de la Madre.

Juana Rosa Guaymás llegó a la dependencia policial a la siesta. Quería denunciar el robo de una cocina y un lavarropas. El acusado era su propio hijo, José Antonio Guaymás.

La mujer dijo ante los policías que el joven de 22 años había aprovechado su ausencia -trabajaba como empleada doméstica-, para llevarse sus bienes y venderlos para comprar droga.

Poco después se hizo presente en el lugar Sofía, la mamá de la niña. Y no era la primera visita que hacía a ese lugar. Ya antes, por la mañana, habían acudido a pedir que los ayudaran con la búsqueda de la nena. Ahora estaba ahí por lo mismo.

La espera sirvió para que ambas se acercaran y se contran sus penurias. Doña Juana le confió que además de llevarse sus enseres, Guaymás había intentado abusar de ella la noche anterior.

La madre de Abigail quedó espantada por el relato de su vecina. Pero su urgencia por activar la participación policial en la búsqueda de su hija le impidió continuar la charla.

Fue la última vez que se vieron. Esa misma tarde la casa de la mujer fue consumida por las llamas, poco después de que ella la abandonara para siempre. Sus vecinos dudan que alguna vez pueda volver.