El desconsolado llanto de uno de los desalojados de Guernica: “No somos animales, no tengo nada”

Jueves, 29 de Octubre de 2020 09:27

Carlos estaba en la usurpación desde el primer día, tiene un bebé y a su esposa embarazada. En diálogo con TN, dijo que le incendiaron todas sus pertenencias y que nadie le ofreció un subsidio.



Un operativo de más de 4000 policías se desplegó este jueves alrededor de las cuatro de la mañana en el predio tomado en Guernica, partido de Presidente Perón. Pese a que el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni había pedido postergar el desalojo hasta el 2 de noviembre, el juez de Garantías Martín Miguel Rizzo decidió hacerlo inmediatamente.

Leé también: La policía desalojó esta mañana el predio de Guernica: hubo incidentes y más de 30 detenidos

Carlos, uno de los ocupantes desalojados, contó que “la Policía le quemó la casilla", sin siquiera permitirle sacar sus pertenencias. “Quemaron todas las cosas: los documentos de mis hijos, de mi señora, todo. Ni siquiera me dejaron sacar mis cosas”, se lamentó este hombre. Terriblemente angustiado, advirtió: "Estoy en la calle con mis hijos”.

La esposa de Carlos está embarazada de ocho meses y tienen otro bebé, de 1 año y seis meses. Esta familia llegó al predio el primer día de la toma, que comenzó el 23 de julio pasado, en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) decretado por el presidente Alberto Fernández en medio de la pandemia de coronavirus.

“Llegué porque ya no tenía lugar para vivir, ya no podía pagar alquiler. Estaba sin trabajo, haciendo changuitas para sobrevivir”, señaló el hombre, y explicó que actualmente también hace algunos trabajos informales pero que lo que gana solo le alcanza para darle de comer a su familia.

“Es muy triste, me duele mucho. La propia Policía prendió todo fuego, no me dejaron sacar ni mis cosas”, volvió a resaltar entre lágrimas.


Sin embargo, fuentes policiales le dijeron a TN que las casillas habrían sido incendiadas por los mismos ocupantes, quienes también destruyeron puentes y accesos para dificultar el ingreso de las fuerzas de seguridad.

Carlos aseguró: “Pensamos que iba a ser un desalojo pacífico. No nos imaginamos que iba a pasar así, no somos animales. ¿Por qué no me dieron tiempo a sacar mis cosas?”.

El hombre desalojado dijo que nadie del Gobierno se acercó a informarles del subsidio anunciado este martes. “No llegó nada, por lo menos tendría que haber llegado alguien a ofrecer hacernos una vivienda, pero nada”, agregó.

Según explicó este martes, el ministro de Desarrollo bonaerense Andrés Larroque, la ayuda del Gobierno provincial fue otorgada a las personas que accedieron a retirarse antes del desalojo. El funcionario de Axel Kicillof les dio dos horas para decidir si se iban o no.

“Alguna gente supuestamente lo recibió”, reconoció Carlos, pero agregó: “A nosotros nunca nos llegó nada”. El hombre fue censado hace algunas semanas por las autoridades bonaerenses.


El 80% de los ocupantes del predio terminó aceptando la propuesta del gobierno provincial y se retiró antes del desalojo. Alrededor de 1500 personas se quedaron y resistieron junto a algunas organizaciones sociales.

Estuvieron despiertos toda la noche, según contaron algunos referentes sociales que los acompañaron, y a la madrugada llegó la Policía. Hubo resistencia con piedras y botellazos y las fuerzas de seguridad reprimieton con balazos de goma y gases lacrimógenos. La Defensoría del Pueblo le informó a TN que antes de las 8 de la mañana, ya había 35 detenidos por “resistencia a la autoridad”. También hubo heridos y tuvieron que pedir la presencia de una ambulancia.

El dirigente social del Polo Obrero (PO) Eduardo Belliboni explicó que después de las tres de la madrugada empezaron a llegar centenares de policías, algunos en micros y otros en motos. Cerca de las cuatro la zona se quedó sin luz por un corte, mientras que los ocupantes prendieron fogatas.

“La gente se iba a ir, pero pensaban que iba a ser el lunes el desalojo”, contó una vecina en relación a la decisión del juez Rizzo. Y resaltó que por ese motivo hay familias que se quedaron con sus hijos.

Paralelamente al desalojo, se organizaron dos cortes, a cargo de militantes de diferentes partidos de izquierda, como Barrios de Pie, PTS, MAS, en el Puente Pueyrredón y la autopista del Oeste, altura Hospital Posadas, para protestar por lo sucedido.

Este es el desalojo más importante desde el del Parque Indoamericano, en Villa Soldati, que también estuvo al mando de Sergio Berni y dejó un saldo de tres víctimas fatales. En Guernica, el predio es de alrededor de 100 hectáreas.

Alrededor de las 7.30, la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas de la Policía ingresó al barrio San Martín, lindero al predio tomado y se enfrentó con un grupo que había corrido hacia ese sector. Los vecinos denunciaron que se llevaron detenidos a vecinos que “no tenían relación" con la ocupación de tierras.

En entrevistas anteriores, muchos de los ocupantes habían contado que tenían a sus familiares en este barrio o que vivían allí y tomaban el lugar a la espera de una solución habitacional, porque ya no podían pagar más los alquileres.