La foto más triste del desalojo en Guernica: una nena juega con los cartuchos de las balas de goma y su hermano aterrado por los incidentes

Jueves, 29 de Octubre de 2020 11:31

Una nena jugaba con los casquillos de las balas de goma y los cartuchos de los gases lacrimógenos que la Policía de la provincia de Buenos Aires disparó contra las personas que reaccionaron al operativo con piedras, botellas y palos.



Los vecinos que viven en los alrededores del terreno desalojado este jueves por la madrugada en Guernica, partido de Presidente Perón, terminaron en medio de los enfrentamientos entre la Policía con ocupantes que resistían el operativo. “Tuve mucho miedo”, reconoció un nene.

A 400 metros de la toma, una dolorosa imagen resumía el violento escenario que se pudo ver desde las 6 de la mañana, cuando comenzaron los primeros incidentes en la zona: una nena jugaba con los casquillos de las balas de goma y los cartuchos de los gases lacrimógenos que la Policía de la provincia de Buenos Aires disparó contra las personas que reaccionaron al operativo con piedras, botellas y palos.

Un nene de siete años contó que se despertó por los ruidos “muy asustado” y que levantó a su hermanita. “Fue una situación feísima, tuvimos miedo de todo. Tiraban cascotes a la Policía y ellos respondían con balas de goma y granadas (gases lacrimógenos)”, relató Matías, todavía conmocionado. Y agregó: “Me desperté sin pensar qué era y escuché una banda de tiros muy fuertes”.

Los residentes de este barrio se resguardaron en sus casas mientras sentían los estruendos. Algunos de ellos, les dieron asilo a las familias con niños que quedaron en medio del enfrentamiento.

La mamá de esta familia, que escuchaba con lágrimas en los ojos el relato de su hijo y asumió: “Es terrible”. Y se mostró preocupada porque el grupo de manifestantes se había ido hacia la casa de la intendenta del partido, Blanca Cantero.

“Todo lo que pasamos nosotros lo va a pasar la gente que vive en Guernica, los propios locales. Están allá, haciendo el mismo lío”, resaltó la mujer.

Su marido, contó que en la zona hay muchas casas que están en construcción, inclusive la suya, y que los ocupantes ingresaron para robarse los materiales y usarlos a modo de cascotes. “Yo tenía unos pallets y los llevé para atrás. Porque nos quedábamos sin nada”, reconoció.

“La Policía se va a quedar acá 15 días a cuidarnos porque tal vez puedan venir de vuelta”, contó Matías. Y, en relación a lo que había contado su papá, relató que vio cómo un grupo de personas rompió una pared de madera, ingresó a una vivienda y robó los cascotes. A su vez, contó que entraron a la casa de su tío con el mismo fin.

El dirigente social del Polo Obrero (PO) Eduardo Belliboni había explicado esta mañana que después de las tres de la madrugada empezaron a llegar centenares de policías, algunos en micros y otros en motos. Y que cerca de las cuatro, la zona se quedó sin luz por un corte, lo que hizo que los ocupantes prendieran fogatas.

“Nos cortaron la luz a las cinco de la mañana. Yo tengo a mi mamá con EPOC (enfermedad respiratoria) y tenía los gases lacrimógenos acá”, contó la mujer y aseguró que perjudicaron a los vecinos.

Al momento, hay un operativo policial que rodea la zona. “Están diciendo que no podemos ni entrar ni salir", señaló la madre de esta familia y pidió que se quede la policía porque tienen miedo.

“Desde que empezó la toma había solo un móvil de Gendarmería, era muchísima gente, no alcanza", recordó la mujer. En cambio, este jueves el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni desplegó un megaoperativo que contó con 4000 efectivos, motos, cuatriciclos, camiones, caballería y hasta un helicóptero de la fuerza.

Los vecinos de la toma confirmaron también que desde las 5 de la mañana “un grupo político” con altoparlantes alentaba a los ocupantes del barrio San Martín a que se levantaran.

Juan Cruz Condomí Alcorta, uno de los tres fiscales que intervienen en la causa por la toma de los terrenos en Guernica, informó este jueves por la mañana que en el terreno tomado se encontraron “balines de metal y facas”. Además, destacó que había “fierros clavados en el barro, como ‘miguelitos’ pero más grandes”, y que una persona que estaba resistiendo el accionar policial se clavó uno de ellos en el pie.

Condomí Alcorta confirmó que “el terreno ya fue desalojado”, que “no hay heridos de bala”, que había 39 detenidos y que en el lugar “no había armas de fuego”. A su vez, adelantó que “si vuelven a entrar, serán aprehendidos” y que las tierras serán devueltas a sus dueños. En tanto, Berni adelantó que hay personal del operativo destinado a garantizar que la gente no se vuelva a meter.

El de Guernica es el desalojo más grande desde el llevado a cabo en el Parque Indoamericano, en Villa Soldato. Se trata de un terreno que tiene alrededor de 100 hectáreas y, este jueves, quedaban unas 1500 personas resistiendo el desalojo.

El gobierno bonaerense pagará hasta $50 mil por mes para desalentar las tomas

Según el relevamiento, unas 600 familias firmaron el acuerdo con el Gobierno para desalojar pacíficamente el predio, y a cambio recibieron materiales de construcción, y dinero para pagar el alquiler de sus futuras viviendas, en tanto que otras fueron alojadas en “espacios transitorios” de Presidente Perón.

En tanto, bajo la consigna “No al desalojo, tierra para vivir”, militantes de algunas organizaciones sociales iniciaron una protesta en rechazo al desalojo en puntos como el Puente Pueyrredón, frente al Obelisco y en la Autopista Buenos Aires- La Plata.

Los terrenos reclamados por sus propietarios, unas 100 hectáreas, fueron ocupados en julio pasado por unas 1.200 familias que vivían en Guernica y otras en distritos cercanos tales como Almirante Brown, Lomas de Zamora, San Vicente, Florencio Varela, Ezeiza y Esteban Echeverría./TN