Mandaron a un abusador a la casa porque se llovía su celda: vive al lado de la nena que atacó

Viernes, 22 de Enero de 2021 05:43

En la comisaría le explicaron al padre que la celda no estaba en condiciones para alojar al detenido ante las fuertes lluvias. En la comisaría le explicaron al padre que la celda no estaba en condiciones para alojar al detenido ante las fuertes lluvi



"Papá, está en el patio de al lado". El hombre escuchó el angustiado aviso de su pequeña hija de siete años sin salir de su asombro. La nena había salido al fondo de la casa de la localidad de Pichanal, en el norte de Salta, y de pronto volvió a entrar corriendo y en un llanto, muy asustada. Acababa de ver en la vivienda de al lado, como si nada, al hombre que meses atrás abusó de ella. Se suponía que estaba detenido, a la espera de un juicio. Pero evidentemente, no era así.

Indignado, luego de comprobar el relato de su nena el salteño hizo lo más lógico: fue a la comisaría 21  para dar aviso de la situación y saber qué había pasado.

La explicación que recibió en la sede policial, en cambio, carecía de toda lógica. Según consigna DNISalta.com, un oficial le aseguró que, por las intensas lluvias que se dieron en Pichanal, se decidió enviar al detenido a su domicilio.

Sin poder creer lo que estaba escuchando, el padre de la pequeña víctima del abusador buscó alguna explicación más. Quizá no estaban al tanto de la razón por la que el hombre permanecía detenido. "Le pregunté al oficial si sabía de la causa, y me contestó que si. No entiendo cómo no midieron el peligro y lo que hubiese pasado si ese infeliz la tocaba otra vez”, contó.

Al parecer, según el argumento que dieron, las celdas de la seccional no estaban en condiciones de alojar a presos ante las inclemencias del clima. Tenían goteras y entraba agua por todos lados. Eso fue lo que juzgaron motivo suficiente para trasladar al detenido.

“Mi hija me dice que el tipo estaba en el patio de su casa, y solo nos separa un alambrado, no entiendo cómo pudieron dejarlo violar la perimetral que ordenó la justicia”, afirmó el hombre.

Según trascendió, debido a la  decisión que se tomó, un comisario y un agente policial fueron denunciados por incumplimiento del deber e impericia.

El hombre acusado de abuso está detenido desde hace 8 meses, a la espera de un juicio que se demoró por la pandemia de coronavirus. Su traslado al domicilio contiguo al de su presunta víctima fue el 7 de enero, y según su papá le causó aún más daño a la niña.

“Mi hija se encuentra en tratamiento psicológico, y verlo de nuevo solo atrasa su recuperación,” relató.

Robaron una moto de la comisaría

La comisaría de Pichanal había sido noticia anteriormente por otro hecho insólito, aunque mucho menos grave, que no generó daños a ningún ciudadano, y mucho menos a un menor de edad abusado.

Ocurrió en junio de 2020, cuando imprevistamente ladrones se llevaron una de las moto que estaban estacionadas en la vereda de la dependencia policial.

Según se informó en ese momento, uno de los delincuentes ingresó a denunciar el supuesto robo de una moto y el otro lo esperó en la vereda. Cuando el primero salió, ya había elegido una de las que estaban en la vereda, así que se la llevaron.

Para colmo, la Zanella de 150 centímetros cúbicos eligieron a gusto y placer no era uno de los vehículos secuestrados por alguna causa judicial, que son los que usualmente se acumulan frente a la seccional, sino que pertenecía a un agente que estaba de servicio.


 Minutos más tarde, los dos ladrones fueron detenidos sobre la calle Belgrano, con la moto robada. Al rato, la fiscal que intervino ordenó su liberación. El policía, al menos, recuperó su vehículo.

Un hecho más que insólito sucedió hoy a la madrugada en la localidad de Pichanal, norte de la provincia cuando sorpresivamente dos ladrones ingresaron a llevarse dos motocicletas que se encontraban en la dependencia policial local. Para cometer su objetivo los delincuentes denunciaron que les habían robado la moto, según indicó en su cuenta de Facebook Radio A.

Al parecer uno de los ladrones ingresó a la comisaría, supuestamente a denuncia un robo y el otro quedó afuera eligiendo qué moto para robarse. Al salir el supuesto denunciante, se llevó una moto marca Zanella 150 cc que en realidad no estaba incautada como parte de un secuestro sino que pertenecía a un efectivo policial. /Clarín