La exmonja condenada por el crimen de Betty Argañaraz rompió el silencio, pero no dijo dónde está el cuerpo

Viernes, 22 de Enero de 2021 12:46

Las dos exnovicias fueron condenadas a 20 años de prisión por el crimen de la maestra. Se casaron en la cárcel. (Foto: gentileza Los Primeros).



Este jueves la Justicia de Tucumán rechazó el pedido de libertad condicional presentado por Marcos Fernández, cuya identidad anterior era Nélida Fernández. Tanto él como Susana Acosta están condenados por la desaparición y crimen de la docente Beatriz Argañaráz, ocurrido el 31 de julio de 2006. Tras el fallo, las dos exnovicias que llevan ya 15 años presas, tendrán que cumplir el resto de su condena en prisión hasta extinguir la pena.

Fernández había argumentado en su planteo que disponía de la posibilidad de trabajar en un taxi, ya que estaba por adquirir un auto cero kilómetro. Pese al revés de la jueza Carmen Rosa López, el recluso pidió la palabra durante la audiencia y volvió a desvincularse, al igual que lo hizo con su esposa, del hecho.

https://artear-tn-prod.cdn.arcpublishing.com/resizer/zNMX0d605rIw765bihM-YoaqKiU=/767x0/smart/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/artear/SHUGU2UEMVD5ZLUGFOJLBMKIOI.JPG
A través de una videoconferencia, rechazaron el pedido de prisión domiciliaria que presentó Fernández. (Foto: gentileza Sobremesa de Noticias).

“Todavía estamos injustamente en la cárcel por algo que no hicimos, y recién en 2019 nos dijeron que no nos daban ningún beneficio porque no nos hacíamos cargo del delito. Pero en las cárceles también hay personas inocentes”, señalo Fernández, y su testimonio fue replicado por los medios tucumanos. “Lo que quiero es salir de la cárcel, no estar como rehén del Servicio Penitenciario ni de la señora Liliana Argañaraz”, agregó.

La respuesta que recibió vía Zoom de la jueza fue contundente. “Está cumpliendo una pena”, dijo la magistrada. Y retrucó: “Sí, su señoría, pero ya hemos superado ampliamente los tiempos que permiten acceder al beneficio de la libertad condicional”. La decisión, sin embargo, ya estaba tomada y fue negativa.

Por su parte, Liliana, la hermana de la víctima, también pidió la palabra en la audiencia virtual y cuestionó: “Las pericias señalan que terminaron con la vida de mi hermana. A pesar de la condena de 20 años, no tuvieron la empatía ni el arrepentimiento, continúan con la saña, con la maldad de no decir dónde está el cuerpo de mi hermana, para así terminar con el calvario que no sólo vive mi familia, sino toda la sociedad tucumana”.

“La condena debe ser efectiva, que no existan privilegios, demasiado fueron estos 14 años donde la pasaron de luna de miel dentro del penal de mujeres”, agregó Argañaraz en una entrevista radial, tras conocer la resolución judicial.

La desaparición de Betty Argañaraz

La maestra Beatriz Argañaraz desapareció el 31 de julio de 2006, cuando se dirigía a trabajar al Colegio San Francisco, en la zona de Barrio Norte de Tucumán. Según la investigación realizada por la fiscal Adriana Giannoni, la docente fue citada antes de ingresar al colegio, mediante engaños, al departamento que compartían las ex novicias Nélida Fernández, ahora llamada Marcos, y Susana Acosta.

Con el avance de la causa se pudo comprobar que justamente en ese lugar la habían asesinado a golpes. El cuerpo de Betty nunca apareció.

En diciembre de 2009, un tribunal las condenó a 20 años de prisión por considerarlas culpables del delito de homicidio simple en contra de la maestra.

“Han pasado 14 años y casi seis meses que desapareció mi hermana, hemos vivido muchas situaciones tremendas durante estos años, hasta la muerte de nuestra madre, falleció de tristeza llamándola a su hija”, recuerda Liliana, y concluye: “El dolor siempre va a estar pero necesitamos recuperar a Betty, darle esa paz que también como familia precisamos, nuestro deseo es que mi hermana descanse y nosotros descansar de esta búsqueda”. /TN