Los estremecedores relatos de las víctimas de un violador serial

Jueves, 28 de Enero de 2021 07:05

El mensaje de esta joven es por demás elocuente.



Son terribles los relatos de las víctimas de Walter Brauton, el violador serial de Marcos Paz.

Un grupo de mujeres que fueron ultrajadas por un depravado en la Zona Oeste del Gran Buenos Aires.

Las jóvenes reclaman mayor acción por parte de la Justicia.

Sara fue atacada

En 2018 sus felices y jóvenes 17 años fueron rotos por una noche que vuelve cada vez que se esconde el sol.

A Sara la violaron, su pequeño cuerpo no soportó el vodka que le dio su verdugo, la dejaron incapaz de defenderse.

Las marcas en su cuerpo, la sangre en su pantalón y el dolor profundo no se borraron con las duchas y duchas que se dio día tras día.

Su mamá la acompañó a hacer la denuncia pero ahora es mayor y se puso al frente de su causa, la cual durmió en algún estante judicial más de dos años.

La historia de abuso de Aixa

En diciembre de 2019 Aixa, de 22 años, festejaba las materias aprobadas por su amiga y el final del año, pero tomó de más, se sintió mal y alguien en quien ella confiaba se ofreció a llevarla a la casa.

Su amiga ayudó a que suba al auto Focus y le recomendó al amigo: “Cuidala”. No sucedió, amaneció golpeada y dolorida en la casa del denunciado, esa persona en la que confiaba. Todo empeoró cuando notó sangre en sus partes íntimas.

En shock una y otra vez intentó reconstruir esas imágenes que venían recortadas a su cabeza. El espejo le dio respuesta, esos golpes jamás los hubiera consentido, su ropa interior dio respuesta al fuerte dolor, sucedió lo que nunca había vivido: sexo por vía anal, pero esa noche el denunciado no respetó nada, ni su voluntad ni su estado semiinconsciente y vulnerable por el estado de ebriedad, su escaso metro cincuenta y sus 48 kilos, no respetó su consentimiento, ni siquiera lo pidió.

Su amiga la tomó del brazo después de largos baños de agua y jabón blanco, y fueron a denunciar el abuso. No le creyeron porque el denunciado era conocido y además era “lindo”, pero su angustia y su cuerpo los convencieron y la denuncia entró en cuarentena por pandemia un año completo. Otra vez diciembre, otro abuso más, el mismo denunciado.

El dramático relato de Luján

El 25 de diciembre del año pasado Luján, con 20 años, volvía a su casa luego de llamar a remiserías más de una hora. Tomó la calle céntrica de Marcos Paz, a las 8.17 am vacías las calles, avanzaba por Sarmiento y Agüero, pero desde un auto alguien le dice: “Te están siguiendo, vení, subite”.

Ella giró su cabeza y efectivamente detrás venia un muchacho de remera blanca. Siguió caminando más rápido, pero el auto avanzó y volvió a alertarla: “Te persiguen, vení, subí”. El chico de remera blanca caminaba más rápido. Ella sintió miedo y volvió a escuchar casi en la esquina el “rápido, subí, te sigue” y se subió.

Aunque escuchó al chico de remera blanca decirle “yo no te seguía, sólo camino”. Luego un sonido seco cerraba las puertas del auto. El que manejaba le preguntó la edad, el nombre y le dijo “seguime en Instagram” al escribir el nombre; ella se dio cuenta de que estaba en peligro.

Ese nombre estaba en la lista de chicos violentos de Marcos Paz, el miedo se reflejó en su cara y el conductor comenzó la violencia. En pánico, tironeada del pelo, fue forzada a hacer algo que no quería: sexo oral con el auto en marcha y circulando.

El auto se detiene y ella siente que todo terminaba y saldría rápido del auto, pero estaba en un descampado, mientras la hace ingresar tironeada del brazo siente que plantas con espinas la lastiman pero lo que hizo el tipo fue lo que la lastimó definitivamente. La violó contra un árbol.

Al formular la denuncia del tercer hecho de 2020, saltan en el sistema denuncias previas contra el mismo masculino, Brauton, del 2018 y 2019, pero alguien recuerda además que ya hubo otro Brauton (el violador serial condenado a 40 años que se prófugo cuatro años y fue encontrado por Interpol y extraditado en 2019 a la Argentina nuevamente).

El imputado Brauton se presentó con defensora particular y pidió eximición de prisión, pero el juzgado de garantías de Mercedes, con fecha 14 de enero, rechazó la solicitud por no ser la sumatoria de delitos pasible de eximición ni excarcelación.

El imputado está en su casa, aún no empezó a trabajar en las escuelas donde es profesor de música, pero ha estado borrando prueba, bloqueando a cada testigo de los 12 que declararon, para borrar los chats de prueba.

A la ciudad de Marcos Paz las víctimas, las amigas y sus familias quieren decirle que está en peligro, quieren dejar claro que sexo sin consentimiento mutuo es abuso sexual. También entendieron que es su misión salvar a otras chicas de la misma pesadilla. Tienen un Instagram @victimasabusadorserial. Se han dado cita este jueves a las 17 en la plaza principal de Marcos Paz, caminarán alrededor del mástil, sólo munidas de un barbijo blanco, y con un mensaje claro “NO ES NO”. /Crónica