Test de personalidad: dibuja y descubre realmente cómo sos

Lunes, 22 de Febrero de 2021 16:33

Los trazos y la manera en que ubicamos el diseño en la hoja dicen mucho sobre nosotros.



¿Quién sos realmente? La idea de esta nota es conocer de qué manera algo tan simple como un dibujo nos permite descubrir nuestra verdadera personalidad.

Primero, pensemos a cuántas entrevistas de trabajo o sesiones de terapia asistimos en las que nos pidieron que dibujáramos. Tal vez un árbol, una casa o una persona bajo la lluvia fueron algunos de los diseños que tuvimos que hacer.

Seguramente, en ese momento nos paralizamos o pensamos qué tenía que ver esa actividad con aquello que fuimos a realizar. La respuesta es todo… Y mucho más.

Así como nuestra forma de hablar y de vestir dan una primera impresión sobre nosotros, también lo hace nuestro lenguaje escrito (desgraciadamente muy poco valorado en este mundo tecnológico).

En estos casos, sin embargo, no es raro que alguien que dibuja magníficamente y siente que realizó una tarea excelente, no siempre resulta elegido para el trabajo. Entonces, manos a la obra y veamos qué es lo que se tiene en cuenta a la hora de evaluar cada dibujo.

1- Ubicación.
Cuando estemos frente a una hoja de papel debemos recordar que es todo nuestro mundo. No importa el tamaño o si la utilizamos de manera horizontal o vertical, lo importante es dónde nos ubicamos.

En el centro de la hoja.
Muestra un buen manejo del espacio; son personas equilibradas, claras, seguras y capaces de ser objetivas. Mantienen el control sobre sí mismos.

En el margen izquierdo. Son personas retraídas, se aferran a lo conocido, a lo primario. Demuestra que no son independientes y que les cuesta mucho resolver conflictos.

En el margen derecho. Son independientes, sociables y decididos. Se comunican fácilmente con los demás y, por ende, les resulta fácil resolver conflictos.

En el margen superior. T
ienen ideales altos. Esta ubicación habla de nobleza, de un persona que prioriza lo espiritual por sobre lo material. ¡Cuidado! También indica que pueden vivir en las nubes, tal vez en un mundo de fantasía.

En el margen inferior.
Indica que caminan sobre seguro, que son muy prácticos, concretos, con una fuerte tendencia instintiva. Pero, a prestar atención, ya que si dibujan en el borde la hoja indica que necesitan un sostén permanente. No suelen estar aptos para los imprevistos.

Estas definiciones son también aplicables fuera del papel. Pensemos: cada vez que entramos a un lugar, ¿dónde nos ubicamos? y ¿cuánto espacio ocupamos? Eso también habla de nosotros.

2- Tamaño:

Dibujos muy pequeños: ?Ocupan no más de un 25 por ciento de la hoja. Indican poca autovaloración, alejamiento del medio, temores e inhibiciones. Son personas retraídas, con sentimientos de inferioridad, encierro e incomodidad.

Dibujos pequeños:
Hablan de una personalidad introvertida, tímidos, modestos y con poca vitalidad.

Dibujos grandes: Ocupan el 75 por ciento de la hoja. Indican una personalidad más vital y activa, con una mejor autoestima. Lo negativo es la necesidad de mostrarse y su tendencia a la teatralidad.

Dibujos muy grandes: Ocupan toda la hoja o, tal vez, dos. Indican invasión, una posible sobrecompensación de un complejo de inferioridad. Manifiesta una necesidad continua de reafirmación.

Dibujo normal:
Ocupa el 50 por ciento de la hoja. Habla de una buena relación con el medio. Equilibrio entre introversión y extraversión. Autoestima normal.

3-Tipos de trazos: Aquí hablamos de la definición y rasgos que se utilizan al dibujar.


Trazo firme: Representa seguridad, vitalidad, decisión, firmeza y autoconfianza.

Trazo reforzado: Es el trazo tipo bosquejo, como el que utilizan los diseñadores o dibujantes. Habla de inseguridad, dudas, vacilación e, incluso, manifiesta ansiedad.

Trazo dentado: Como los dientes de un cuchillo o las nervaduras de algunas hojas. Son trazos puntiagudos que ya no hablan de tanta firmeza sino, más bien, de hostilidad e irritabilidad, llegando incluso a la agresividad.

Trazos confusos o borrosos:
Es ir arreglando sobre la marcha lo que se dibujó. Indica descontento interior, autoinsatisfacción y sobreexigencia por falta de seguridad.

Trazos débiles o vacilantes:
Indican pasividad; son personas netamente influenciables y en extremo sensibles. Puede indicar, también, que existe algún tipo de enfermedad o acontecimiento grave. /Clarin