Cómo es el estacionamiento donde aviones de todo el mundo esperan para volver a volar

Martes, 23 de Febrero de 2021 07:03

La empresa de mantenimiento y reciclaje Tarmac Aerosave almacena alrededor de 230 aeronaves en Francia.



Por la crisis del coronavirus, el tráfico normal de aviones no se restableció y varios permanecen a los pies de los Pirineos franceses en un gigantesco estacionamiento de la empresa Tarmac Aerosave a la espera de volver a volar.

Patrick Lecer, presidente de esta compañía líder de Europa en almacenamiento de aeronaves, presente en Francia y España, contó que actualmente guardan cerca de 230 aviones en sus cuatro plataformas, frente a los 150 que había en 2019. "Y la lista de espera es larga", dijo Lecer.

La sede ubicada al suroeste de Francia está a punto de alcanzar su capacidad máxima y los empleados -gracias a un mapa a escala e imanes- buscan lugares para las aeronaves de todo el mundo para así, lograr maximizar el espacio.

"Hoy estamos rozando la saturación. Tenemos que encontrar el lugar adecuado para cada avión, como en el juego del Tetris", dijo Sébastien Demouron, jefe del equipo de almacenamiento.

Parados, no abandonados

En 2007 cuando nació Tarmac Aerosave, el objetivo era reciclar de forma responsable los primeros Airbus entregados en 1970 y que llegaban al final de su vida útil. Pero, rápidamente los directivos se percataron de que había una demanda de sus clientes para almacenar sus aeronaves.

Para los aviones estacionados, "es importante realizar todas las pequeñas tareas de mantenimiento", explicó Stefanelli, responsable de las operaciones. "Cuando un avión está parado, no lo dejamos abandonado. En primer lugar, hay que sellar todos los orificios y proteger las zonas sensibles. Luego probamos los sistemas electrónicos y realizaremos el mantenimiento necesario para mantenerlos en condiciones de volar", detalló Demouron.

En el verano de 2019 el tráfico aéreo alcanzaba máximos y las previsiones para el futuro eran buenas. En 2020, Tarmac Aerosave contrató a 150 personas más y preveía un aumento de su volumen de negocios de 20%. Pero llegó el covid y no pudo escaparle a la crisis.

"Tuvimos una demanda creciente para el almacenamiento, pero perdimos 40% de nuestro volumen de negocio del mantenimiento", dijo Lecer sobre la actividad más rentable de la empresa.

Esto se debe a que las aerolíneas tienen pocas noticias sobre la reactivación del tráfico aéreo y postergan sus operaciones de conservación más pesadas. Lecer sostiene que las que sobrevivían gracias a ayudas de gobiernos no van a superar la crisis y posiblemente numerosos aviones no vuelvan a volar.

Tarmac Aerosave no fue uno de los grandes beneficiados en esta pandemia, aunque pudo atravesarla con éxito. "Logramos mantenernos al nivel de 2019, gracias sobre todo a nuestros cuatro pilares de actividad (almacenamiento, mantenimiento, transición y reciclaje)".

Reciclaje

En caso de que se decida retirar a una aeronave, "se recicla más del 90% del aparato", señaló Arthur Rondeau, responsable de proyecto del servicio de desmantelamiento.

El proceso clásico puede tardar entre seis a siete semanas. El cliente recupera algunas piezas que puede revender y luego se desmantela lo que queda de la aeronave.

"A menudo tenemos la imagen de aviones amontonados y abandonados en los desiertos de Estados Unidos, que pueden parecer cementerios. Aquí nos ocupamos de principio a fin para sacarles el máximo partido". /Clarín