Las empresas de traducciones y las redes sociales

Miércoles, 10 de Marzo de 2021 08:46




Es un hecho que la gran mayoría de nosotros estamos en las redes sociales. Día y noche se comparte mucho contenido en forma de fotos, imágenes, videos y escritos. Por ello, las empresas de traducciones buscan dirigir sus esfuerzos a donde se encuentra la gente. Sin embargo, existen ciertas desventajas al basar la estrategia de venta y publicidad en publicaciones en las redes. En primer lugar, todo lo que se publica pierde vigencia muy rápido, por lo que se debe hacer un esfuerzo constante por actualizar el contenido que muestra la empresa. Si bien el community manager se encarga de este trabajo, hay otros departamentos en la compañía que se encargan de hacer seguimiento a los mensajes que transmite la marca. Así que es una carrera por actualizar todo el contenido, que al parecer nunca termina.

Políticas de uso de las redes

Las distintas páginas que agrupan a millones de usuarios están constantemente cambiando las políticas y normativas que rigen el comportamiento en las mismas. Por lo que, para evitar penalizaciones y suspensiones del servicio, es necesario evaluar las reglas que establecen. Algunas páginas web son más estrictas que otras, lo que significa que es una labor específica para cada red. Por ejemplo: Twitter permite contenido que pudiera estar orientado para adultos, mientras que Instagram lo prohíbe. Al pasar el tiempo, cada sitio web notifica a los usuarios de los cambios que han hecho en sus plataformas. Una empresa como https://www.protranslate.net/es/ está al tanto de las últimas modificaciones, y puede orientar al cliente, en caso de que decida publicar una traducción en una red social. Vale decir que hay distintos temas que modulan el tema por publicar, aparte de los mencionados, como puede ser el derecho de autor, el respeto a la propiedad intelectual, etc.

El algoritmo de las redes sociales

Es un hecho que dichas páginas tienen implementados sistemas que hacen sugerencias a los usuarios, de acuerdo a la forma en la que interactúan con la página. Dichos sistemas componen el conocido algoritmo, que influye mucho en el consumo que se le da a imágenes, escritos, videos, etc. Para usar esto a favor, hay que estudiar bien el perfil del cliente que se interesa por los servicios de traducción. Cierta parte de la población puede que busque más traducciones jurídicas que otros, por dar un ejemplo. En este sentido, ayuda mucho tener un estudio demográfico que indique las características de los perfiles interesados en el servicio.

¿Qué alternativas hay al respecto?

Una excelente opción es crear un sitio web propiedad de la empresa. Muchas agencias de traducción cuentan con una página web propia, por lo que no deben adaptar su contenido a las disposiciones de terceros. Además, tener un portal web le brinda más confianza a las personas y empresas que necesiten traducciones. En pocas palabras, es una manera de que la compañía tenga autonomía sobre sus publicaciones, le ofrezca una buena imagen al público y no esté sujeta a reglas de otras personas o empresas. En fin, es una herramienta que ayuda mucho.