“Como jugador, Riquelme fue un monstruo, pero como compañero no lo quiero al lado jamás”

Miércoles, 14 de Abril de 2021 06:07

Juan Román Riquelme, desde el palco de La Bombonera.



Hace 18 años que Unión no le ganaba a Boca Juniors en Santa Fe. Este fin de semana, el conjunto dirigido por Juan Manuel “Vasco” Azconzábal le ganó al equipo de Miguel Ángel Russo y rompió con una racha de casi dos décadas.

Allá por 2003, aquel 23 de marzo de la victoria, el santafesino vencía al xeneixe por 2 a 0, con dos goles del delantero Pablo Islas.

Islas, de ahora 42 años, jugaba para Unión de Santa Fe pero sus primeros pasos deportivos habían sido con la camiseta de Boca, donde jugó de 1997 al 2000. Tras la victoria del fin de semana del Tatengue, que le ganó 1 a 0 al conjunto azul y oro, el exfutbolista habló con La Central Deportiva, de Cadena 3 y se refirió a la situación actual del club xeneixe.

“Boca está muy golpeado internamente. Estar en ese vestuario hoy es un problema”, opinó el jugador de la época dorada de Carlos Bianchi.

Sin embargo, durante sus años bajo el mando del gran DT se dio cuenta de que estaba a la sombra de Martín Palermo, por lo que se fue a Racing de Montevideo.

Más tarde, pasó por Chacarita, Nacional de Uruguay, Tigre y finalmente por Unión de Santa Fe, donde logró vencer a su exclub.

Islas apuntó asimismo contra Juan Román Riquelme, con quien supo compartir plantel: “Si sos un jugador temperamental y no te dejás pasar por encima, sos el primero que vas a tener líos en Boca. Por eso, los futbolistas tienen que ser inteligentes y pensar en el plantel. Les tiene que importar un carajo el que está sentado en el palco”.

Pero sus dardos contra el vicepresidente del Xeneixe no cesaron y arremetió: “De Román tengo una sola impresión. Como jugador, un monstruo, indiscutible. Como compañero no lo tengo al lado mío jamás, nunca. Como compañero no lo quiero, no lo tengo al lado mío ni un minuto. Como jugador, el mejor del mundo”.

El exdelantero continuó con su visión acerca de la interna de Boca y se animó a opinar acerca de la situación de Carlos Tévez: “Me pongo en su piel, que es un jugador súper consagrado. Yo no estaría, me tendría que ir como me fui en aquel momento por la jerarquía de jugadores. En su momento cuando yo estaba, Román ya era Román. No compartía cosas y uno decide irse a otro lugar a estar cómodo”.

Sobe aquel 23 de marzo de 2003, Islas recordó: “Lo fui a saludar al Pato [Abbondanzieri], que lo tuve de compañero, y me crucé a Carlos [Bianchi]. Le dije ‘hoy les ganamos, se van sin nada hoy’. Estaba convencido de que les íbamos a ganar y lo hicimos”. /La Nación