El incómodo momento que vivió el mototaxi tucumano: “Tenés que estar...”

Viernes, 16 de Abril de 2021 23:09

Luis Chavarría se quedó sin trabajo y sin plata para comer: en medio del conflicto del transporte, se le ocurrió poner la moto para llevar pasajeros, pero una experiencia lo dejó con un sabor amargo.



Esta semana se viralizó la historia de Luis Chavarría, un joven tucumano que se quedó sin trabajo y tocó fondo cuando se quedó sin plata para comer. Decidió entonces ofrecer por las redes un servicio de transporte con su motocicleta.

Leé también: “Hoy ya no comí, estoy sin trabajo, no hay colectivos y se me ocurrió...”

En medio del conflicto sin fin del transporte, con nuevas opciones como las combis municipales, Luis ofrecía su moto para llevar a un pasajero a su trabajo. Su historia conmovió a miles de tucumanos y tucumanas y el teléfono empezó a sonar de a poco. Eso Luis lo agradece: “Yo hice esto por mí y por la gente que vivía al día como yo. Gracias a la nota se me abrieron las puertas de gente que me habla para los viajes y de una persona que me dio mercadería: una parte de la mercadería fue a mi casa y otra a un comedor”.

Sin embargo, los malos momentos o incómodos a la hora de buscar a los pasajeros también llegaron: “Yo sé que para prestar un servicio tenés que estar bien presentable, pero quiero que se pongan en mi lugar. Una persona me dijo: ‘No parecés el de la foto, ahí estás bien vestido, tenés que estar más presentable’. Aclaro que no es que estoy mal vestido. Yo tengo camisa y pantalón, pero me dicen que vaya más presentable”.

“Yo creo que la ropa ni el vestir hace a la persona: la persona puede tener el mejor traje y no servir, y puede tener ropa humilde y ser una excelente persona. Yo lamentablemente estoy sin calzado y me encantaría vestirme bien y dar una mejor presencia a la gente".

"También hay gente que me llama del Manantial o del Ex Aeropuerto y no entiende que las distancias de ir a buscarlo también es un gasto para mí. O que salir es un riesgo. De todas maneras, me encomiendo a Dios y salgo. Como ya lo dije: cuando se trata de darle de comer a tus hijos no hay seguridad en la que pensar. Quiero bajar los brazos, colgar los guantes, tirar la toalla, pero no: voy a seguir un round más”. /eltucumano