Millonario pícaro: quién es Ana Wimblad, la exnovia de Bill Gates, con la que vacacionaba una vez al año

Viernes, 07 de Mayo de 2021 05:50

Esta es Ann Winblad, la amiga de Bill Gates.



Después de que Bill y Melinda Gates anunciaran su separación después de 27 años de matrimonio, han comenzado a surgir teorías acerca de los posibles motivos que podrían haber llevado a la pareja a tomar esta difícil decisión después de más de tres décadas juntos y tres hijos en común. Según los documentos judiciales obtenidos por People, fue Melinda, de 56 años, quien solicitó el divorcio y aludió en la petición que su matrimonio estaba "irremediablemente roto".

Rápidamente algunos medios han ido desgranando cómo era la vida del matrimonio más poderoso y solidario del planeta. Uno de los episodios que más ha llamado la atención es la relación que mantiene el fundador de Microsoft con Ann Winblad, la mujer con la que vivió un noviazgo años antes de conocer a la que se convertiría en su esposa y madre de sus hijos.

Antes de conocer a Melinda en 1987, Bill Gates había estado saliendo con Ann Winblad, una emprendedora de software y capitalista de riesgo a quien conoció durante una conferencia de Microsoft en el año 1984. Mantuvieron un noviazgo durante varios años, pero aunque rompieron el vínculo entre ellos era tan fuerte que siguieron siendo amigos.

Después de su boda con Melinda en el año 1994 uno de los acuerdos a los que llegó con su esposa era que él pudiera seguir manteniendo relación con Ann Winblad, con la que solía veranear durante los años que duró su noviazgo, y mantener viva una tradición que habían cumplido durante una década. "Cada primavera Gates pasaba un largo fin de semana con Winblad en su casa de campo en los Outer Banks, de Carolina del Norte, donde montaban en buggies, practicaban ala delta, paseaban por la playa y compartían sus pensamientos sobre el mundo y ellos mismos", tal y como dio a conocer Walter Isaacson, el biógrafo de Bill Gates en un artículo publicado en la revista Time en 1997.

’Antes de casarme con Melinda, le pedí a Ann su aprobación’


Después de su relación con Ann Winblad, se enamoró de Melinda pero le costó mucho dar el paso de casarse con ella. "Él tenía que tomar una decisión, no sabía si podía comprometerse conmigo y dirigir Microsoft al mismo tiempo”, contó su esposa en el documental de Netflix Inside Bill’s Brain, quien reveló que un día le sorprendió pintando en una pizarra una lista" de los pros y los contras de contraer matrimonio".

"Me tomé muy en serio la idea del matrimonio", explicaba Bill en el documental. "Nos queríamos mucho el uno con el otro y solo había dos posibilidades: o rompíamos o nos casábamos".

En el artículo publicado en Time, Bill Gates llegó a confesar: "Cuando estaba pensando en casarme con Melinda, llamé a Ann y le pedí su aprobación". Ella le dijo que Melinda "sería una buena pareja para él porque tenía una gran fortaleza intelectual". Finalmente se comprometieron en 1993 y se casaron el 1 de enero de 1994 en una boda secreta en el Manele Bay Hotel en Maui (Hawai).

Casada con el hermano del oscarizado actor Kevin Kline

Durante los largos años que duró su matrimonio ha mantenido el contacto con Ann Winblad y su tradición de pasar juntos las vacaciones. De hecho el matrimonio Gates se asoció con ella en Hummer Winblad Venture Partners, una empresa de riesgo centrada en la inversión en software. Ann está casada desde hace seis años con el investigador privado de San Francisco, Edward Alex Kline, de 63 años, que es el hermano menor del actor Kevin Kline, que se llevó un Oscar por Un pez llamado Wanda.

Ann, a sus 70 años, es socia fundadora de Hummer Winblad Venture Partners y directora de Optimine Software Inc, ubicada en el área metropolitana de Minneapolis. OptiMine Software es una plataforma de optimización que ayuda a los anunciantes digitales a aumentar la visualización y el rendimiento financiero.

Aparte de sus lucrativas empresas financieras, también está involucrada en la filantropía. Es la fideicomisaria de Richard M. Schulze Family Foundation, una fundación creada en 2004 que busca fortalecer y apoyar iniciativas en educación, salud y servicios humanos que beneficien a la humanidad y brinda a las familias recursos para el desarrollo y la educación de sus hijos. /Yahoo Noticias

Gates y su matrimonio muy especial

Bill y Melinda Gates anunciaron formalmente su separación a través de un comunicado en Twitter, tras 27 años de matrimonio. El millonario divorcio estima un acuerdo privado para repartir 130.000 millones de dólares entre el cuarto hombre más rico del mundo y su ahora exesposa. Como si eso fuese poco, comienzan a circular polémicas versiones sobre los motivos de la ruptura de la pareja: según la revista Times, el magnate se iba de vacaciones un fin de semana al año con su exnovia.

El fundador de Microsoft se enamoró de Melinda Ann French, allá por el año 1987 cuando la joven ingresó a la empresa. Aquel amor que nació entre los pasillos perduró hasta el 2021 y fruto de su relación nacieron sus tres hijos: Rory, Phoebe y Jennifer. “Después de pensarlo mucho y de trabajar mucho en nuestra relación, hemos decidido terminar nuestro matrimonio”, comunicaron el lunes en sus redes sociales.

Con el flamante divorcio en puerta, algunos medios norteamericanos sacaron a la luz el pasado amoroso de Gates. En un artículo de la revista Time queda en evidencia la relación anterior que mantuvo con la emprendedora de software y capitalista de riesgo, Ann Winblad, desde 1984 hasta 1987.

Ambos se conocieron en una conferencia virtual donde charlaron sobre su interés por la ciencia y como vivían en ciudades diferentes, optaron por seguir su relación a través de citas online. Iban a ver las mismas películas al cine por separado y después las comentaban por llamados telefónicos, hasta que consolidaron un noviazgo por los siguientes tres años.

El periodista Walter Isaacson reveló incluso que cuando Gates decidió proponerle matrimonio a Melinda lo consultó con su exnovia, con quien mantenía una amistad a pesar de la ruptura: “Winblad le dio la bendición y pronosticó que sería una gran unión porque su nueva pareja ‘tenía resistencia intelectual’”.

Al parecer su relación trascendió el vínculo amoroso y siguieron en contacto durante décadas porque sentían que son “mentes afines”. Una vez que se casó, el magnate le aclaró a su esposa que sus reuniones con su exnovia eran sobre la ciencia, y le planteó la idea de mantener una tradición: un fin de semana al año viajaban juntos a su casa de playa en Carolina del Norte.

Melinda aceptó esos términos y Gates tuvo como “compañera de viaje” a su exnovia en sus escapadas anuales: “Cada primavera, como lo han hecho durante más de una década, Gates pasa un fin de semana largo con Winblad en su cabaña, donde montan buggies, charlan y caminan por la arena”.

“Compartimos nuestros pensamientos sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Y nos maravillamos de cómo dos jóvenes emprendedores comenzamos una gran aventura en una industria que era poco conocida y nos llevó al centro de un universo asombroso”, aclaraba el empresario a finales de los ’90, sobre su comentada relación con su expareja. /Yahoo Noticias